Creer o no creer

Según la wikipedia…. Fe es: “…es la firme y absoluta convicción de que algo es verdad. Pero no por el hecho de que lo podamos comprobar si no por porque creemos que es así.”

Así que se puede decir que soy una persona con mucha fe, creo en:

- Los billetes de 500

- Que toca la lotería a personas de verdad y no actores de la tele.

- Que si alguien dice “te llamaré” es porque piensa hacerlo.

- No hay mal que por bien no venga.

- Nadie es malo porque si.

- Que hay unas vacaciones que consisten en irse a la nieve, a un spa o a la playa, tengo rumores de unas que consisten en irse de compras a Nueva York, pero ya no seria fe, seria temeridad pura creerlo.

- Que se puede vivir sin deber dinero.

- Un tercero exterior y con ventanas hasta en los baños.

- Hogares libres de muebles tipo Ikea.

- Que se puede repetir en el restaurante de Ferrán Adriá.

- Que el rey existe a pesar, que no deja regalos.

- “Lleno por favor”.

- El amor

- Y sobre todo porque busco trabajo.

Escapismo mental

Os escribo desde un rincón de mi mente donde hace sol, calor y mece suavemente una hamaca. Dado que físicamente me ha sido imposible huir. He decidido dejar que se fugue mi mente a un lugar mejor. Ignoro por cuanto tiempo ni a que lugar. La muy simpática no me quiere dar pistas de su paradero para no sentirse presionada. Ignoro también las consecuencias de tal acción, a corto y a largo plazo. Por el momento me olvido todo, pero duermo muy a gusto. ¿Hacen unos mojitos…?

Como pedir dinero

No vayas a suplicar al banco, a tu jefe, a tus padres. No llores, ten imaginación. Mira la cosa funciona así:

Pepito Pérez se levanta una mañana imaginativo, creativo y reconciliado con el mundo. Lleva una semana en África de vacaciones. Le ha gustado tanto el viaje, que la idea de volver a casa le crea ansiedad. Ya en el avión observa como su cuñado, que también viaja, se rasca las picaduras de mosquitos igual que los gorilas que han visto en la reserva. Una mosca distrae su atención, piensa si será una mosca africana o una europea que vino dentro del avión de ida. Piensa en la cantidad de moscas que había en el país africano, tantas que ni los niños negros se las apartaban ya de la cara. Piensa, piensa, piensa… Le distrae la imagen gorilesca de su cuñado.... Moscas… gorilas… moscas… gorilas… moscas… Le viene a la cabeza el vago recuerdo que ha oído que la mosca española es un afrodisíaco eficaz. Con la de moscas que hay en África, si fueran de iguales propiedades, podrían forrarse. Se lo comenta a su cuñado que ha dejado de rascarse. El cual responde soporíferamente: es cuestión de hacer una investigación de las diferencias. “Investigar las diferencias”, se repite Pepito a lo largo del viaje.

Ya en España, sigue dándole vueltas al asunto. Podría investigar las diferencias de las moscas españolas y africanas, y así permanecer largas temporadas en el hermoso continente. Tras una noche en vela, una carpeta elegante bajo el brazo, reza el siguiente titular: “Investigación sobre las diferencias antropomórficas de los dípteros ibéricos y los africanos, para su aplicación cosmeto-farmacológica”. Cuanto mas cueste de leer, mas elegante parece, piensa. Ira a ver a Miguelito, colega del instituto, que trabaja en un ministerio. Entro por enchufe ( y por narices) al dejar embarazada a la hija de algún pez gordo, hace unos cuantos años ya. Este Miguelito es un crack y un bala perdida, pero un crack si señor.
Miguelito como compañero leal, le dice que hará lo que pueda. Al llegar al despacho lo dejará en el montón de papeles del becario.

Justo encima del informe de nuestro Pepito cae un cuaderno de dos dedos de gordo, que acaba de entregar un tipo extraño, muy pensativo y preocupado. Un don nadie, claro, esos, todos me los pasan a mi, piensa el becario. El tipo en cuestión estaba preocupado por si había incluido en el informe todo lo necesario para tocar la fibra sensible de quien decidiera la subvención. Desde que había vuelto de África no dormía por las noches pensando en aquellos pobres niños desnutridos y cubiertos de moscas. Le pareció que donde el becario apoyaba su solicitud con desinterés había otro informe con un titulo sobre moscas. Le trajo el recuerdo de los dos señores que venían en los asientos de delante en el avión, que hablaban sobre moscas, uno de ellos parecía un gorila rascándose. Ojalá entendieran en el ministerio que era necesario ayudar urgentemente, pensó. Al final de la mañana la pila de los informes, tenia proporciones peligrosas para su estabilidad.


A la tarde el becario, decidió hacer sitio en su mesa, por lo menos, tener espacio para seguir tragando mas marrones. Hacía dos montones, “folios para reciclar” y “solicitudes que nunca llegarán a término”. Cuando topó de nuevo con el informe de nuestro Pepito Pérez. Le hizo gracia, era directamente obsceno el pedir para algo como eso. Pensó en su jefe inmediato, seguro que si le mandaba este informe ni sabría de que iba. Decidió probar, si le echaban, en el próximo trabajo por lo menos cobraría. El jefe inmediato, se rió mucho cuando vio el informe en la mesa. Que cachondo es este becario, a ver si nos dura mucho, pensó. Y se llevó el informe cuando bajó a tomar las cañas para enseñarlo a los colegas. Se rieron mucho también, nadie recordaba algo tan absurdo en mucho tiempo, uno lo quería, para ponerlo en el blog, pero el de mayor rango presente, dijo que lo llevaría al ministro, para echar unas risas, que también tenia derecho.

Tras unos días rodando el informe de Pepito y sus moscas, acabó en la mesa del ministro, que como siempre iba con prisa. Alguien le preguntó, si había revisado los informes seleccionados para las subvenciones. “No he tenido tiempo, como siempre confío en vosotros, dile al becario que los coja todos y haga los cheques, que vamos bien de presupuesto”.

A ultima hora de la mañana el becario estaba de muy mal humor, había solucionado varios problemas ajenos, como siempre, con inciertas consecuencias. Aun por encima le colgaban otro mas que le obligaría a quedarse casi sin comer. Cogió las carpetas de mala gama y empezó a sellarlos, flop, flop, flop, flop, ¡anda! el informe del friki de las moscas…mira que hay capullos con suerte… flop, flop, flop, flop…


Ah ¿que no os lo creéis?. Pues yo es la única explicación que le encuentro a cosas como: el informe de las perdices del gobierno Montilla, la subvención para personas sin recursos de De Juana, la cúpula artística de la sede de la ONU… ¿sigo?

Protocolo

¿Qué es protocolo? ¿Hay un protocolo único y universal? ¿Cada cual tiene su propio criterio de protocolo?.
Mi abuela cuando tiene visitas (que no son “de casa”, vamos que no son familia) insiste hasta el aburrimiento en que se tomen algo, hasta ahí bien. Aun no conozco a una abuela que no insista en que comas, comas, comas. Y claro el invitado coge por puro compromiso aunque no le apetezca. Una vez el invitado se va, mi abuela se enfada y mucho. Yo le digo: “Pero Abuela, si tu le has ofrecido tantas veces...”. Y contesta toda ofendida: “Yo le he ofrecido, pero que no coja, ¿es que no le dan de comer en su casa?”.

Obsceno

No se puede ir una de vacaciones que el blog se resiente, la caída de visitas ha sido mayor que la de la bolsa que ya es decir, así que: tomo nota. Pero he de decir en mi defensa que estuve sin un miserable ordenador en kilómetros a la redonda. Pero al condumio del asunto voy. Me parece obsceno que un banco publique los mejores beneficios mundiales antes de ayer y hace semanas que llevan pidiendo que le presten nuestro dinero, si tu dinero y mi dinero, el de todos. Además en secreto. Subvenciones públicas a grupos secretos y cantidades secretas para no levantar sospechas que nos hagan retirar el dinero de los bancos “pobres”. Si existía tal cantidad de dinero de todos, se me ocurren cientos de ideas para repartirlo de manera que llegase a mas gente, la gente es la que pasa hambre o problemas, no las oficinas bancarias. Los bancos hasta el momento no han despedido a empleados en masa. Muchas empresas si y no han recibido ayuda, ¿Por qué no sacan estadísticas de cuantas empresas han cerrado, por culpa de los bancos?. Cuanto mas al final de la cadena se reparta el dinero mas movimiento del mercado creará, los que hacemos la base de la economía, somos los que compramos el pan todos los días. Que nadie se haga ilusiones aunque su banco de toda la vida tenga de nuevo “liquidez” le seguirá sin conceder una hipoteca para ese minipiso que tanto necesita su familia. Mucho me temo, además, que el dinero que necesitan las entidades bancarias sea para pagar sus deudas (¿malas inversiones inmobiliarias quizá?) y no para prestar a los pobres mortales. También me pregunto cuantos intereses tendrán invertidos en dichas entidades, quienes deciden cuanto se presta y a quien. Siguen muriendo personas a millones por algo tan sencillamente reparable como el hambre. Si , todo esto me parece muy obsceno.

Cosas que te hacen sentir vieja y solterona.

Que tu padre (ese padre para el que siempre fuiste su niña y que ningun golfo se te acercase) este muy preocupado por si te vas a pasar la vida sola, o si eres muy exigente con los hombres...

10 cosas que no debes hacer en una entrevista si eres el entrevistador.

1.- Eres el jefe no te pongas cualquier cosa. El modelito de ir a jugar al tenis, la chaqueta rosa fucsia que tienes en tu despacho para cuando tienes frío, o la ropa que usas para ligar en discotecas; a tus futuros empleados, de verdad, que no les impresiona.

2.- A nadie le interesa cuanto cobran tus empleados a parte de hacienda, claro. A la competencia no le importa si necesitas mas trabajadores y cuanto menos sepan mejor. Hasta ahí de acuerdo. Pero resulta que a tu futuro empleado le interesa mucho, básicamente para no perder el tiempo. Porque mientras yo te he dado hasta mi DNI y te he contado obra y milagros en un currículo; solo se de usted y de su empresa que son una “Empresa líder en su sector”. Así que puedes dedicarte desde cultivar champiñones, a vender tapas de water. Y una es muy polifacética pero tiene sus límites y si me gustan los misterios me compro un buen libro.
3.- Se claro en lo que ofreces. ¿Es urgente una oferta de empleo, que aparece 3 meses en el periódico poniendo incorporación inmediata?. Sueldo de “600-1200 brutos”. Jornada indiferente. Personal para varios departamentos. Sueldo + beneficios sociales. Posibles comisiones. Todo esto son cuentos de lechera. Al pan, pan…

4.- Si no vas a hacer una entrevista grupal no cites a la misma hora a toda la gente para luego ir pasándolos de uno en uno. A nadie le gusta trabajar para alguien que no tiene la capacidad mental de concertar citas con 15 minutos de intervalo. Además si yo he venido puntual, he esperado una hora para conseguir tu audiencia y pasas antes de mi a dos personas que llegaron mas tarde que yo; te aseguro que no tengo ninguna gana de explicarte mi vida laboral cuando me toque el turno y si muchas de insultarte.
5.- Las personas en paro no somos máquinas somos personas. Tenemos vida, sentimientos y compromisos (que solemos aprovechar para hacer cuando estamos en paro, para no tener que pedir una mañana libre cuando empecemos a trabajar). Aunque estemos muy necesitados de trabajo, no somos ni desesperados ni muertos de hambre. Así que organiza las cosas con la antelación mínima. No llames a las tres para una entrevista a las cinco. No llames a las cuatro para una entrevista a las ocho para decirme que si me interesa el trabajo, al día siguiente tengo que ir a un curso a primerísima hora de la mañana. Curso de una semana en el que no cobrare nada, por supuesto, y me tendrás 10 horas al día encerrada. No eres la única persona que ofrece empleo.

6.- Si me has pedido el currículo por favor léelo. Es una pérdida de tiempo que yo te relate en la entrevista mi experiencia, mientras tú lees el papel por vez primera. Así no tendrás que darte cuenta in situ que no tengo la experiencia concreta que buscas, te ahorras mi lógica y embarazosa pregunta: ¿entonces por que me has llamado?. Fíjate, si te lo has leído antes podrás ir directamente al grano a poner el dedo en la llaga de mis puntos débiles y estrujar hasta el final mis puntos fuertes. La entrevista se vuelve realmente interesante pero quizá ya sea demasiado subidón para ti.
7.- No pidas más datos personales de los necesarios. No voy a contar porque me divorcié, si mi novio es formal o no, cuanto pago de alquiler, que hacen mis padres, si tengo hermanos, si me gusta saltar a la comba, o que hago en mi tiempo libre.

8.- Si te he mandado un currículo por correo o email, no me pidas que te lleve otro a la entrevista. No es nada ecológico que me lo pidas en cuanto me siente, ya veo el que te mande encima de la mesa y que casualidad, que va a poner lo mismo en los dos. Ahorremos papel por favor.
9.- No hagas preguntas tontas. No me digas si se en que consiste el trabajo o conozco la empresa si la oferta que publicaste era anónima. No me preguntes porque estoy en paro, es demasiado evidente, no tengo trabajo. No me preguntes si me veo capacitada para el puesto ¿entonces a que he venido?. No me preguntes si es mi primer empleo si ves más de 10 párrafos en mi vida laboral, no me preguntes si tengo experiencia si tienes mi currículo delante, ah perdón, claro es verdad, que no lo habías leído.

10.- Por ultimo solo diré, que la vida da muchas vueltas, que hoy eres jefe, pero mañana quizás empleado. Que hoy estás arriba, pero quizás mañana abajo. Así que si dices que vas a llamar el viernes, para decirme si me seleccionas o no… llama, coño, LLAMA!!!!.

10 cosas que no debes hacer en una entrevista si quieres que te contraten

Iba a escribir que estaba harta de la forma que están haciendo entrevistas ahora y sobre algunas anécdotas que me han pasado. Pero cuando he empezado a escribir el texto se alargaba demasiado. He decidido ser mas practica y crear un listado de lo que no se debe hacer en una entrevista de trabajo, basado como siempre en situaciones reales.
El “practico manual” esta dividido en 2 partes “10 cosas que no debes hacer en una entrevista si quieres que te contraten” y “10 cosas que no debes hacer en una entrevista si eres el entrevistador”.
Repito, por muy absurdo y evidente que pueda parecer el consejo, si está ahí es porque lo que he vivido o padecido.
Y con esto y un bizcocho estrenamos categoría.


10 cosas que no debes hacer en una entrevista si quieres que te contraten.

1.- No vayas vestido de cualquier manera. Trata de vestir acorde al trabajo que realizarás, a no ser que en tu futuro trabajo usen uniforme corporativo. Si vas a una entrevista de teleoperador, entrenador deportivo y cosas así, no vayas con camisa y corbata. Y sobre todo si vas a una entrevista de comercial o atención al público: no vayas con ropa de trabajo, con manchas de pintura o grasa de motor, no vayas con pantalón corto y chanclas (aun haga 40º grados), y no, y mil veces no, vayas como si fueras a salir de marcha a una macro fiesta.


2.- No mientas. Ni sobre lo que has trabado ni sobre tus títulos o estudios, estas cosas siempre te acaban delatando. No implica que no expliques con todo lujo de detalles tus habilidades y conocimientos. No te guardes nada por insignificante que parezca. El no mentir tampoco implica que en tu currículo aparezca: empresa de “sector o actividad correspondiente” en vez del nombre real corporativo de esa empresa en la que aprendiste mucho, pero como llamen pidiendo referencias a tu ex jefe no te echará flores precisamente. O esa empresa que tiene tan mala fama y tu no enteraste hasta el tercer mes de incorporarte. Ahorras arrugues de nariz de tu entrevistador y preguntas con salida complicada.


3.- No des datos innecesarios. Ya sabemos que te preguntan hasta por cuantos callos tienes en los pies, pero evita lo que puedas. A nadie le interesa en que trabajan tus padres, o si conoces a alguien que trabaje en la empresa. En la casilla “aficiones” pon cosas tan edificantes como leer, la música, el cine o la naturaleza. No pongas que te gusta viajar a lo Marco Polo, chuzarte los fines de semana, la cría de tarántulas, escribir las broncas de tu jefe en un blog y todas esas cosas tan personales que hacemos todos.


4.-No te distraigas con nada. Estate bien atent@ a lo que te expliquen. Está bien que lleves unas preguntas pensadas sobre tus dudas, pero vete descartando las que te hayan contestado con la explicación, para evitar cosas como esta: en un trabajo con coche de empresa utilizable los fines de semana y contrato indefinido, alguien preguntó si pedían exclusividad o se podían compaginar con más representaciones de otras empresas. Por su puesto no fue (vaaale fui) seleccionada.


5.- Da respuestas inteligentes. Ten preparadas las posibles preguntas que te puedan hacer y las respuestas que darás. Quedan muy tristes los “hum”, “eeee?”, “psssiiiií”, “oh”, “ah” y demás genialidades literarias.


6.- Di lo que quieren oír. Suena mal lo se, pero con la practica se aprende. ¿O que pretenden cuando nos preguntan por una virtud y un defecto personal? ¿Que digas que eres un caos organizándote o que llegas tarde a todas partes?.


7.- No te cortes, ¿que no reúnes todos los requisitos deseados? Échale imaginación, ganas y arriésgate. El ultimo trabajo al que accedí por una entrevista personal, la entrevista se estaba torciendo, se empeñaban en que aunque tenía experiencia laboral en el puesto no conocía el producto concreto con el que trabajaban. Vi un catalogo de productos de la antigua empresa en la que trabajaba encima de la mesa y me lancé. Resulta que mi futuro jefe estaba decidiendo si comprar ese o uno de la competencia. Le dije que había trabajado allí y me llevaba bien con mi ex jefe. Llamé para que le mejoraran el precio… el resto ya lo sabéis me puse a trabajar en “Tevamosaexprimir,s.a.” y mi jefe no compró nada a mi anterior empresa porque resultó ser un chanchullero.


8.- ¿Tienes dos años de prestación por desempleo concedidos? Estupendo! ¿Qué los vas a gastar completos? Mas estupendo! Pero no vayas a entrevistas para acallar a tu conciencia y hacer perder tiempo a los demás. Disfruta de tu tiempo eso si, mas vale que tengas un hijo en ese tiempo porque será la única razón que no te haga parecer un vag@ por pasarte dos años viviendo del cuento. Esta semana me han preguntado que porqué llevo un mes sin trabajar, y solo es un mes.


9.- Las personas que esperan contigo su turno para la entrevista son tus rivales, pero también si hay más de un puesto libre, tus posibles compañeros. Contesta al saludo si entra alguno mas en la sala o responde si pregunta porque tiene dudas, aunque sea por educación. Una conversación ligera no hará que pierdas puntos, el jefe futuro esta dentro y te ve. Así que no esta demás que hables con el de al lado. Te puedes enterar de que Menganito un conocido suyo, trabaja allí de hace 2 años, vive como un rey y cobra una pasta, y que merece la pena hacer todo lo posible por entrar ahí. O que fulanita esta muy nerviosa porque es la primera entrevista que hace y tu que llevas ya unas cuantas estas mas tranquilo que un bebe…


10.- Por último, Facebook, myspace y sus mil parecidas son muy divertidas y todo eso, pero ojito con lo que se publica. En España aun no se hace por sistema, pero todo llegará. Es muy fácil poner nombre y apellidos en google. Lo primero que sale son las multas impagadas publicadas en el B.O.E., seguidas de las fotos que publicó tu colega de la semana aquella que dijiste que estabas enfermo para iros de viaje y te pillaron haciendo…

Mi primera vez

Lo he hecho por primera vez. Ha sido por desesperación lo confieso. Yo que siempre presumía de no haberlo hecho nunca, ni pensaba hacerlo después del matrimonio, y he caído en la tentación como todos.

Cuando me levanté por la mañana jamás me hubiera imaginado como terminaría haciéndolo. Pero todo el día trabajando sin parar… y lo que todavía me quedaba. Todos necesitamos cariño y consuelo, llenar en el vacío. Empezó inocentemente entrando en un centro comercial, buscando intimidad y silencio. Como era domingo casi todos los locales estaban cerrados. Tras dar un par de vueltas lo vi. Y lo supe. No había salida iba a suceder. Aquella mirada tierna… Miré el reloj, eran las cinco de la tarde y sucedió.
¿Qué me pareció? Que era todo muy pringoso, que hicieron falta muchas servilletas. Además que había que hacerlo muy rápido, sino parecía que se enfriaba la cosa. La gente me miraba, como diciendo “esa chica no debería hacer eso y menos a esta hora”. Y yo que tengo facilidad para los gases superiores, con toda esa prisa os podéis imaginar. Para colmo me dejó como efecto secundario una tos flemática rara, que no se me quito hasta que me tome un chicle.

Aun recuerdo su tacto suavecito, su carne caliente, su sabor en mi boca… No importa como se llamaba, no importa quien fuera, no importa donde fue. Que mas da si fue BurguerKin o McDonals; hoy he comido mi primera y última hamburguesa.

Ni lo se, ni me importa


- "[... si no te importa te voy a pedir el messenger, tu nombre me da igual, pero te voy a pedir el messenger...]"


Definitivamente, quiza deba dejar de salir los viernes... y los sabados... y... ¿alguien sabe que días no sale la gente?.

No se lo que quiero

Por no saber no se si lo mío es de psicólogo, o de un par de tortas para despejarme. Hasta hace unos años me obsesionaba profundamente el llevar el control de mi vida, tomar las decisiones correctas, ir un paso por delante de los acontecimientos, definir bien claras las metas, y me desencajaba completamente el comprobar que me había equivocado en algo. Después decidí dejarme llevar, que la vida misma me enseñase las opciones, dejar fluir los acontecimientos, be water my friend…. Ahora no lo se.

No se en que sector buscar trabajo. (Todos los que toco van a pique). ¿Un trabajo intenso y bien remunerado o algo más sobrio y tranquilito? ¿Buena relación laboral o todo por la pasta? ¿Buscar aquí o buscar fuera? ¿Empleo o autoempleo? ¿Carne o pescado? ¿Estudias o trabajas? ¿Ciencias o letras? ¿Novio formal o amigos informales? No lo se.
Familia y amigos me dicen que con saber lo que no quiero ya tengo bastante. Y seguro que tenéis razón.

Hago lo que hacen los parados a parte de buscar trabajo, claro; dormir hasta mas tarde, acostarme mas tarde, planchar el sillón, vamos lo que debería ser disfrutar unas mini vacaciones. Sin embargo estoy aquí mordiéndome las uñas del alma. La verdad es que todo esto de no saber lo que quiero no es del todo cierto. Por que lo que quiero es encerrarme en mi taller con un pincel en cada mano y otro entre los dientes, por tiempo indefinido. Quiero a Petit (una perrita preciosa que tiene mi madre) para que me muerda los pantalones y el pelo para jugar. Que las paredes y los techos desparecieran, y mi taller se convirtiera en una terraza de un dique del mar del caribe. Y pintar los peces que nadan entre mis pies. Y cestas de frutas tropicales sobre la mesa. Y siempre helado a punto de derretirse. Y Brad Pitt que me abanique. Y cuando Brad irrefrenablemente atraído por mi encanto, me dijera que deseaba hacerme el amor apasionadamente, yo le respondería: “lo siento Brad, eres un cielo, pero no se si es lo que quiero…”

LTDC

Esta explicación, viene por una petición de la escritora y lectores del maravilloso, Blog de Caperu. Si es lo que digo siempre que acabaré montando un blog de sexo. Por el momento solo a reventar las estadisticas, que es tocar el temita y se revoluciona el gallinero. En fin queridos míos pedid por esa boquita.




Para empezar diré que hablo desde la más pura teoría, ya que yo no lo he probado. No por falta de potencial, si no, por el peligro de no poder despegarme jamás de encima a algún espécimen de HB, que es una actividad no exenta de riesgo. He tratado de documentarme algo mas en SG, hay un mutismo total sobre el asunto de manera oficial, pero si mucho L dando sus teorías. No recuerdo quien me lo contó o como lo se, o debí ser una niña muy precoz, o necesito muchos RDP. LTDC consiste en coger un CV o CDP (si eres una FDDLM), con eso hacer un ND (¿Cómo?, no se, no fui BS) y ajustarlo a la base del P. Practicar HEA, SS, SCP, SCD (el D flipará , ETC de la MH. Cuando el P este a punto de C, dar un pequeño T para bloquear el FS, e impedir el C del P. Así hasta que el P nos SE que quiere CDUPV. Otra forma sería bloquear el FS con el NDP, para lo que hay que tener una MSP en el NDP, que se puede entrenar con MAC o Windows, digo con UBDA (AQA). Solo diré una cosa “Chicas NSLHAC, o corréis el RS de tener UPPPTLV”.


LTDC = La Técnica Del Carrete
HB = Homus Babosus

SG = San Google
L = Listo

RDP = Rabos De Pasas
CV= Cordel Vulgar

CDP = Collar De Perlas

FDDLM = Fashion Divina De La Muerte
ND = Nudo Corredizo

BS = Boy Scout
P = Pajarito

HEA = Hacer El Amor
SS = Sexo Salvaje

SCP = Sexo Con el/la Parient@
SCD = Sexo Con Desconocidos

D = Desconocido
ETC = Etcétera

MH = Manera Habitual
C = Cantar

T = Tirón
FS = Flujo Sanguíneo

SE = Suplique Encarecidamente
CDUPV = Cantar De Una Porfavor Vez.

NDP = Nido Del Pajarito
MSP = Musculatura Súper Potente

MAC = Mear A Chorritos (como decía Caperu)
UBDA = Una Bolita De Arcilla (como algunas tribus asiáticas, africanas o americanas)

AQA = Arrggg Que Asco!!
NSLHAC = No Se Lo Hagáis A Cualquiera

RS = Riesgo Seguro

UPPPTLV = Un Plasta Persiguiéndoos Para Toda La Vida.

La EXPO del cabreo, la pulmonía y los hongos en los pies.

No he dejado el blog que nadie se preocupe, como últimamente se cierran tantos blogs, por si alguien lo había pensado. Resulta que donde me he escondido estos días han cerrado el ciber y ni ver el correo he podido. Necesitaba tomar distancia, aire e impulso, para lo que me espera.




Entre los días de mi desaparición reservé un par, para lo que parece ser la meca vacacional de este verano, la Expo Zaragoza 2008.
¿Como resumir las 2 visitas que hice?, ¿como resumir tropecientos pabellones, tanta cola, tanto audiovisual?. Para variar empezare por el final. Cuando sales de la Expo, sales deprimido, agobiado, angustiado. Porque parece que la culpa del desastre climático y de la contaminación es nuestra, del ciudadano de a pie. Y no señores míos lo gordo lo que hace falta, nosotros ni lo olemos, a quien deberían ir todos esos mensajes concienciadores ni los verán ni les importan lo mas mínimo. Nosotros podemos, separar la basura, usar menos agua, son solo pequeñas cosas, pero no podemos elegir como abastecernos de electricidad, prohibir que las industrias viertan residuos, etc. Además que no hay país que no diga que son muy ecológicos, eficientes con el agua, avanzados en tecnologías limpias, vamos que uno se pregunta como es que hay tanta contaminación y miseria si todos están aportando tantas soluciones. Será que los que contaminan son Estados Unidos, Canadá y Australia que son los únicos que no tienen pabellón en Zaragoza. Desde luego no salí mas concienciada que antes, porque yo ya venía de casa, es mas pienso que les quedan muchos puntos sin tocar. Dudo mucho que nadie después de la Expo, cambie mucho su actitud, reciclaran mas?, se compran coche eléctricos? Lo dudo. Como mucho sales mucho mas preocupado si cabe, porque ves que saben realmente lo que nos espera y no hacen nada más que seguir llenando arcas. Y es que hay que predicar con el ejemplo, mucho cartel de “Agua accesible para todos y no despilfarrar” pero las botellitas de agua pequeñas a un euro y medio, y las de agua con azúcar (refrescos) a dos y medio. Bueno ahora que me he desahogado, empezaré por el principio.



Los edificios están muy bien, pero sabiendo que tiraran la mayoría al acabar, da sensación de despilfarro. Como tuvimos la misma idea que todo el mundo, nos toco hacer cola en todo. “Que seguro que la final no hay gente que ya lo habrán visto todo” … Ay que ilusos que fuimos. Menudos cabreos, la gente tiene mucho morro, se trata de colar en tus mismas narices. Una vez pues ni dices nada, pero cuando al cabo del día has hecho mas de 5 horas de colas en diferentes sitios, no pasas una, todo el mundo va con cara de pocos amigos, enseguida saltan chispas. Aun así a última hora de la tarde aun quedan “listos” que tratan de colarse. Veréis, veréis… Cola en un kiosco, acompañante y yo, estamos en quinta posición, detrás unas quince personas mas. Queremos un helado. Se acerca una señora, adelanta a toda la fila, se pone en una caja que estaba cerrada y le pregunta al chico que estaba atendiendo a los primeros de mi fila, “Me puedes poner dos cervezas”. El chico con santa paciencia le dice que esa caja esta cerrada. Entonces la señora pone cara de asco, nos mira con desprecio y dice “Y tengo que hacer toda esa colaaaa”. Una que ya estaba al borde va y le suelta bien alto “ ¿Qué se cree, que hacemos cola por gusto?”. Todas las miradas se clavaron en mi, diciendo “Eso, eso, para atrás, al final”.
Por donde si se veía mucho ahorro era en la luz, vamos que todo a oscuras, coloreados de leeds multicolores. Los suelos negros, las paredes negras y aquellas tenues lucecitas como estrellitas del cielo. Como decía mi tío “esto es pa’matarse”.
Calor, calor, mucho calor, gente, muchísima gente, agua muchísima agua, microbios muchos microbios. Todos los pabellones tan originales poniendo una especie lluvia que caía con forma de letras o dibujos, los 3 primeros graciosos el resto ya aburría, el que no tenia la lluvia, tenia el suelo minado con charquitos o riachuelos de agua, que unidos a la falta de luz eran trampas mortales para los abuelitos que caían en ellas como moscas en la miel. Si no tenía ni lluvia, ni charco, ni cascada, el pabellón tenía entonces unos pulverizadores de agua en gotas microscópicas, para demostrar alguna idea macabra de genial diseñador del sarao. Treintaitantos grados, 90% de humedad, legionella campando a sus anchas, deberían dar las estadísticas de todos los que salieron de allí con pulmo, neumo, o cualquier –ía respiratoria. Yo me vine con un principio de mi querida amigdalitis.



Por no extenderme mas solo contar que con tanto calor y el agua tan cara, y pocas fuentes publicas en el recinto. Como si de un ganges de tratase, todo el mundo metía sus piececillos en las cascadas y estanques que rodeaban los recintos. Que en todos ponía no nadar, pero aquello era un festival de pantalones y faldas arremangados, juanetes en remojo, críos hasta el cuello salpicando. Yo vi a alguno en calzoncillos, os lo aseguro. Precioso cultivo de hongos piediles.



La expo del agua…; el agua es vida; vida es microbios; los microbios atacan gente; gente?… uff mucha gente; mucha gente, gente masificada; masificación es cabreo fijo; el cabreo lleva a la ira; la ira al lado oscuro… mmm ya dije que estaba todo a oscuras no?



Yo boicoteo

Si, si lo reconozco. Aquí tenéis mi mano alzada y mi cara de culpable.

Con cierta periodicidad me llega el típico e-mail de las petroleras gigantescas con sus precios abusivos, y la mágica solución de no repostar en sus marcas mas conocidas y hacerlo en las pequeñas gasolineras no franquiciadas. (El genio que escribió el e-mail no debía saber que esas pequeñas gasolineras compran a las grandes, sin clientes del todo nunca se quedan). Es curioso que el famoso e-mail sea de la forma que sea o del año que llegue, siempre propone no comprar en ciertas gasolineras que donde vivo no hay en kilómetros a la redonda, vamos, que les llevo muchos años de ventaja en eso de boicotear.
Pero por supuesto que no me quedo solo en eso, soy toda una activa activista, valga la redundancia.

Boicot a los abusos, a la explotación, a las empresas sin escrúpulos, a las marcas!!!!!!.
Unos ejemplitos para que veáis mis intensas movilizaciones:

No compro ropa de marca. ¿300 euros una camisa? No, no, no, no es que no me lo pueda permitir, vamos que yo eso y mas… es simple conciencia solidaria. Que usan modelos anoréxicas y dan ejemplo a la juventud de valores poco positivos, con toda el hambre que hay en el mundo como voy a gastar eso… en una camisa. Si por la mitad me llevo un armario entero en el outlet del Zara.
No compro comida de marca. Que no, que ahora no sabes lo que comes, que comes una galleta y te quita desde el colesterol, hasta el acne, haciéndote ir al baño y de paso lleva colágeno para tus arrugas. Que no, que no, boicot a la marcas y a la alimentación moderna. Que vuelva lo de antes, las marcas blancas del súper.

A principios de año me compre un coche, al principio estuve viendo varios modelos de descapotables bi-plaza, con motores deportivos, grandes llantas, asientos de cuero, grandes muy grandes. Pero luego me dije, uyyy estos seguro que son poco ecológicos, con esos motores que gastan tanto. Nada, boicot a los coches de lujo, yo uno pequeñito, con motor que gaste poquito y muy ecológico, (y porque no había uno que se recargara a pedales que sino... ). Y salí eufórica del concesionario, por mi doble boicot a las empresas de automóviles de lujo y nuevamente a las petroleras, porque aun gastaría menos si cabe en combustible.
Otro con el que ya llevo tiempo es el de los cd’s que seguro que no son reciclables, todos esos estuches de plástico, todo ese papel de las carátulas. Nada descargar de Internet que es limpio y eco.

El cine, con el frío que se pasa en verano, el calor en invierno, y que últimamente no veo ni una película como las de antes, deje de ir. Hasta que no arreglen lo del aire acondicionado no voy, y películas buenas ya!!! Desarrollo energético sostenible.
Y ya puestos también boicoteo a Internet, ese adsl, esa puerta de la perdición, ese mundo sin límites ante tus ojos, esa velocidad desbocada que no te quita puntos ni te multa, ese impulso irrefrenable de infringir, piratear, música, películas, viagra barata, youtube, google, chats, foros, vicio…, vicio!. Ea! pues yo modem que es como más analógico. Y voy apagando ya el ordenador que el ministro dice que hay que ahorrar energía.

3 pies, 2 cupones, 1 ilusa

Yo siempre decía que si un día me tenía que tocar la lotería porque era decisión del destino y la suerte, sería encontrándome un décimo por la calle.



Pues bien, ya lo he encontrado.


Mejor dicho, dos cupones de la Once tirados en el suelo de un quiosco. Y no penséis mal, que lo primero que hice fue decírselo y dárselo a la dependienta, porque seguro que era de un cliente. La señora me lo devolvió y me dijo que lo comprobara yo que era de ayer. Me salió del alma y le dije. “si están premiados vamos a medias”. (Generosa compulsiva que es una).


Y los metí en la cartera. Le estuve dando vueltas todo el día, y si realmente estaban premiados?. Al llegar a casa por la noche se me cruzó un gato de tres pies. Me dio un vuelco el corazón, aquello era una señal.


Así que llevo 5 días con los cupones (son del día trece) en la cartera, no me atrevo a mirarlos y llevarme la desilusión... si han tocado, tendré que repartirlos con la quiosquera? Estoy nerviosa…

Bloguera Indefinida y sin Fiesta JB

He vuelto al paro y hasta la oficina del INEM se ha modernizado. Ahora tienen dispensadores de turnos automáticos y rótulos luminosos en los que van apareciendo los números en cada mesa. Antes para hacer el mismo tramite bastaba con pasar por una “ventanilla” ahora tienes que pasar por tres. Así me gusta, que creen empleo que hace falta, a ver si me cae uno de paso. Pero que es muy moderno, tu número va apareciendo en cada mesa en la que tienes que dirigirte. La gymkhana del desempleado.


Mientras unos piensan en vacaciones, yo pienso en ponerme a trabajar cuanto antes.
Mientras unos piensan en seleccionar sectores económicos en decadencia para no invertir en ellos, yo intento seleccionar un sector al alza que piense que soy una buena inversión.
Mientras unos piensan como ahorrar yo pienso en como ganar dinero.
Mientras unos piensan en que no pueden comprar piso por la elevada hipoteca, yo rebusco a ver que puedo vender.


Así que como cuando encienda la tele aparezca alguno esquivando la famosa palabrita, yo si le pongo las constantes vitales en crisis.


Ah, por cierto, si, mi ex empresa va mal directamente por culpa de la crisis, si. Así que de victima colateral, que oído por ahí, ni de broma, victima directa. Y saludos especiales a los de JB Party que me eligieron para asistir y escribir sobre su fiesta y gracias que mi ex jefe, me me convoco una reunion extraordinaria para comentarme que prescindía de mis servicios me la perdi y me quede con las ganas. Pido número para el año que viene, gracias adelantadas!

Pero estoy leyendo las noticias de hoy y parece que no estoy nada sola. Casi dos millones y medio de parados en España… dos millones y medio de personas la gran mayoría cobrando y sin trabajar… ¡montemos una gran macrofiesta! ¡Fiesta! ¡Fiesta! ¡Fiesta!


Bueno se acabo de bromitas, que mañana tengo que trabajar, mientras no encuentre trabajo oficial. Con la de veces que repito en esta empresa yo creo que ya es hora de que me hagan indefinida en el paro de una vez.


Estoy imprimiendo currículos a toda velocidad, la impresora hecha humo. Empiezan por “Bloguera convencida con extensa experiencia…”

REbalanceandome

Otro año mas =
+ arrugas mejor ni contarlas
- 2 kilos
= misma talla!!!!!
- deudas (ya queda poco)
+ mucha mas ropa
- salud
+ pastillas
+ 1 experimento laboral
+ 8 libros
+ 0 idiomas
+ 0 ex
+ 1 coche nuevo
- ejercicio
+ visitas en mi blog

+ 1 huerto
+ de 5 amigos nuevos
+ 3 enemigos nuevos
+ sonrisas
= lagrimas
Mi ultimo año de veinteañera...

Lo noto. Me hago mayor.

Empiezo a tener batallitas que contar.

Ya no me preguntan si tengo novio, me preguntan si estoy casada.
Me han llamado señora unos niños.

Me repito a menudo, “aun soy joven, aun soy joven”.
Tengo 2 armarios el de ir a trabajar y el del fin de semana. Algún fin de semana me pongo ropa de ir a trabajar.

Me planteo seriamente si el chico que me gusta es un cabeza hueca, antes solo me planteaba si el chico me gusta.
¿Un sábado en casa? “arg que dices!” ahora es un buen plan.

He renovado el carné de conducir, por otros 10 años.
Me mienten deliberadamente a la baja al decirme la edad que aparento.

Tengo derecho a paro de un año y prefiero trabajar.
En ocasiones… oigo… el reloj biológico amenazando, tic… tac… tic… tac…

Y sobre todo, porque mi madre habla y me pregunta abiertamente sobre sexo.

¡Mamá, quiero ser diputada!

Llevo bastantes meses, cultivando nueva afición. Nunca pensé que podría llegar a interesarme por la política y la economía. Supongo que no me conformaba con pasar de “chica diferente” a “chica rara”, que tenía que llegar a “tía rara de coj…”. Pero no me avergüenzo al contrario, es más pienso documentarme más sobre el tema. Si alguien tiene algún libro sobre economía o política versión “for dummies” que me lo haga llegar. El caso es que este miércoles escuchando en la radio los acontecimientos del congreso extraordinario de los diputados, tuve una revelación. Por si alguien no controla del tema (que sería lo normal, la rara soy yo) os pondré en situación. Este miércoles nuestros queridos diputados celebraban una reunioncilla extra, fuera de las habituales. El motivo no es otro que tirarle de las orejas a nuestro presidente, que se pasó una semana tratando de escabullir el bulto, pero no consiguió librarse. No se, si es la alegría contagiosa del fútbol, o que tras varias finales a celebradas a grito pelado, sus señorías le han cogido costumbre. Pero nos deleitaron con un espectáculo, propio de estadios de fútbol o al más puro estilo concierto de rock. Que Rajoy preguntaba: “¿Quién dijo que nuestra economía jugaba en champioons league?” “¡Zapaterooooooooooooo!” Contestaban a coro. “¿Quién dijo que este año alcanzaríamos el pleno empleo?” “¡Zapateroooooooooooooooooooo!”, “¿Quién dijo que el euribor había tocado techo?” “¡Zapaterooooooooooooooo!”, para acabar la retahíla en una salve de aplausos. Y ahí tuve mi revelación, esta gente se lo pasaba de maravilla, con la de adrenalina que debía descargar eso. Podían gritar como posesos en un concierto, cobrar una pasta al mes por ello, y aun encima tener la conciencia más que reluciente trabajando por el bien de la humanidad. Entonces lo vi claro, descubrí mi vocación oculta (la 5ª en lo que va de año). En cuanto tome posesión de mi sillón en el congreso, pienso ser una entusiasta hoolligan de la legislatura. Cada vez que alguien proponga ley, pienso ponerme en pié, alzar los brazos, levantar mis dedos índices y meñiques y gritar ¡PODEMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOSSSSSSSSSSSSSSSSS!

Tuuuuurutu tu tururu tu tu tururu tu tu turururuuú

“Cuidado con lo que sueñas
puede hacerse realidad.
¿Perseguir los sueños
o dejarlos pasar?
Cuando crees que estas cerca
tras la curva desaparecerán
y si desistes de ellos
en la esquina provocadores asomaran.
¿De que huyen los sueños?
¿De que se puedan lograr?
Por qué correr de tras de ellos,
si van corriendo,
en la próxima vuelta
pienso dejarme alcanzar.”


En estos atracos de literatura creativa casera, estaba yo entretenida, cuando una voz, en una conversación ajena, resonó a mis espaldas…

"El pasado siempre nos persigue"


No puede evitar imaginarme a mis sueños huyendo despavoridos, yo tratando de alcanzarlos sin descanso, detrás persiguiendo renqueante mi pasado y la música de Benny Hill de fondo…

Vendetta caggona

Desde que llegamos a esta casa, mi padre se dedicó todos los medios días a una paciente tarea: rastrear todos los trozos de pan del día anterior, desmenuzarlos a conciencia y alimentar a los pajarillos.

Cuando llegamos no había pájaros en nuestro jardín, el gato de un vecino paseaba bastante y los ahuyentaba. Mi padre y yo siempre quisimos ser como San Francisco de Asis. Su leyenda dice que se le acercaban todos los animalillos sin miedo.

Yo no tube tanta paciencia, pero mi padre si, durante 13 años echó miguitas en el caminito de casa para los pajaritos. Y a los pajaritos les gustó.

En un par de años el vivían en el jardín un montón de ellos. (El gato desapareció. Después empezaron a acercarse los pájaros del parque de enfrente, mas tarde los de toda la calle, después vinieron las tórtolas de un palomar del barrio y los ratones de campo que recogían lo que apenas dejaban las aves.

Al principio solo se acercaban una vez que habíamos entrado en casa y cerrado la puerta, y si nos asomábamos tras el cristal huían. Nunca llegaron a comer en la mano, pero ahora, si hay comida, hasta que casi estas encima no se apartan.

Recuerdo un cumpleaños, regalamos a mi padre un comedero para pájaros, para colaborar con su ong.

Otra de las cosas que hacen nuestros pajaritos, es tratar de traspasar los cristales cuando están limpios. Por solidaridad los limpio cuando ya no se ve a través de ellos.

También recuerdo un domingo hace años, por la mañana, a primera hora, todavía estaba en la cama, lamentándome. Por aquel entonces yo me sentía como una roca contra la que rompían las olas (mis personas cercanas) y salían maltrechas. Cuando un proyectil chocó contra mi ventana, dejando la silueta abstracta de un pájaro estrampado en el polvo del cristal.

El pobre animalito estaba inmóvil en el suelo. Bajé corriendo pensando que incluso los pájaros morían al chocar contra mí. (Duermo debajo del cristal de la ventana). No estaba muerto porque movía los ojos y hasta que no le di calor con las manos un rato, no echo a volar.

Cuando emancipé a mis padres, la ración de migas, bajo considerablemente hasta desaparecer, pero es que comprar pan de mas para dárselo me da no se que. Pensé que los pájaros ya no vendrían tanto por el jardín pero siguieron volando y cantando igual que siempre.

Hasta esta primavera. Al principio me hizo gracia, descubrir huesitos de cereza en el caminito a casa. “Mira que simpáticos” – me decía – “cogen las cerezas de los árboles de enfrente y vienen a comerlas aquí”. Es muy curioso, dejan los huesos limpios, limpios como si nunca hubieran tenido pulpa alrededor.

Los huesos solo aparecían en determinados puntos del caminito a casa. Cuando resbalé por segunda vez con las acumulaciones, empecé a pensar si no serían premeditadas las posiciones.

Hoy se me dio por hacer limpieza mas afondo de lo habitual en mi casa. Y lo he visto claro. En mi cuarto y solo en mi cuarto (no son tontos, los tíos) me he encontrado, ciertos regalitos escondidos. No se si son unos cachondos o muy inteligentes, pero que nadie me diga que es puro azar, que me encuentre cagarrutias debajo de mi cama y dentro de un altavoz de la cadena de música.

¿Alguien ha visto a un pájaro meterse debajo de una cama? Por que yo no. Gorrión- contorsionista por lo menos para dejar el detalle dentro de altavoz. Para rematar, una vez terminado de limpiar mi cuarto me ausento unos momentos y la vuelta me encuentro una fresca y reciente encima de un armario. Por si no me había dado por aludida.

Por el momento me he ido directa a la panera coger todo lo que hubiera de ayer, de hoy y para mañana.

Porque, que queréis que os diga, son muchos, y si se organizan en bandadas, no se lo que pueden llegar a hacer.

Escribir un hijo, plantar un blog y tener un huerto.

El dicho famoso de las 3 cosas que se deben hacer en la vida, creo que debería renovarse. Si libro significa el escribir tus memorias o el simple hecho de escribir algo para compartirlo con los demás o con la posteridad, puede ser perfectamente sustituido por un blog. Renovarse o morir. Mi blog va a cumplir 2 añitos y sin duda es una de las aficiones que mas me dura, practicada con cierta regularidad.

Escribir un libro o blog, hecho!.
En mi afán por sobrellevar la “desaceleración” de mi economía personal, sigo probando trucos anticrisis. La semana pasada una idea germinó en mi cabeza. Así que el sábado me levanté pronto y me planté en un “garden center” o invernadero de toda la vida. Por 3 rumbosos euros me hice con toda un colección de plantitas de no mas de medio palmo. Ya en casa armada de guantes y pala, reciclé todas las macetas de las plantas que huracán-mama dejó y que se inmolaron tras su marcha. (Yo las regaba, lo prometo). Al final de la tarde y con una buena dosis de agujetas, lucia hermoso mi huerto en macetas. En 2 semanas podré empezar a disfrutar de lechugas, tomates, pimientos, remolacha, puerros y 6 cosas más que no tengo ni idea. Resulta que me emocioné a coger brotes de los semilleros, uno de cada bandeja, uno de cada bandeja y no tengo ni idea de lo que cogí. Como los mezclé todos, la del invernadero tampoco sabía decirme. Sorpresa, sorpresa a saber lo que crece, igual pongo unas fotos y hacemos un porra. ¿Planta carnívora, palmera cocotera, cicuta?. De pequeña planté unos cuantos árboles, pero lo del huerto sin gastos de transporte, sin manipulado y sin embalajes innecesarios, anda que no es inversión sostenible.

Plantar un árbol o huerto, hecho!.

Tener un hijo… estooo … ¿pasapalabra?

15 de junio de 2010

Cualquier día de 2012 o 10 o incluso antes.

06:00 Suena el despertador. Me duele la cabeza, hace mucho que perdí la costumbre de los 5 minutos más. Choco con mi pareja en el baño y nos intercambiamos unos gruñidos. Voy corriendo a la cocina a preparar las neveras con la comida. Una para mi pareja y otra para mí, el niño gracias que come en la guardería. Mi marido entra a trabajar a las 7, así que sale corriendo, con la nevera a medio cerrar. “Te he puesto la ensalada separa…”- plaff cierra la puerta – “…da”. No he podido terminar mi frase.

07:00 Voy al cuarto del niño. Duerme con esa cara de ángel, que me hace sentir culpable cada mañana, por hacerle madrugar. Antes mi madre no trabajaba por lo menos podía dormir tranquilo, cuando congelaron las pensiones, tuvo que ponerse a trabajar y decidimos llevar al niño a la guardería. La madre de mi pareja cuida en su casa, a sus padres, a su suegro, y los abuelos de mí cuñada, como era la única que tenía “sitio” nos ha montado un geriátrico familiar y arrejuntando las pensiones de todos pueden vivir. No es humano cargarla con una criatura de año y medio trasteando. No soy capaz de despertar al niño, otra vez tendré que vestirlo dormido, apenas consigo que abra los ojos para tomarse la leche.

08:00 He conseguido fichar a tiempo, como el niño estaba dormido no ha protestado cuando lo he dejado en la guardería. Me siento en la mesa, me duelen los gemelos se nota que el niño crece, cada vez me cuesta mas llevarlo en la bici. Miro el correo, hoy tampoco hay nadie interesado en comprar nuestro coche, tampoco los culpo, entre el precio a que va el combustible y que saldan los coches nuevos que todavía usan derivados del petróleo. ¿Quien va a quererlo? Los coches eléctricos son artículos de lujo, nunca creí que llegara a usar tanto la bici. Faltan 2 compañeras. Me cuentan que una esta en el medico por una irritación cutánea debida a la falta de exposición solar y la otra ha sido despedida. Su hijo enfermaba a menudo y al ser divorciada, faltaba a su trabajo. Dicen que ha vuelto con su marido, aunque no se hablan ni se soportan, pero a ella no la contrataran siendo madre sola y él al no poder cumplir el régimen de visitas debido a su trabajo teme perder la custodia compartida de su hijo.

11:00 Saco a escondidas un bocadillo de la nevera, voy dando mordiscos y escondiéndolo en el cajón. El jefe no quiere que traigamos comida de casa. Dice que para eso hay una maquinita de snacks en cada planta. Si miramos en los cajones de todos lo trabajadores están repletos de comida. Me sigue crujiendo el estomago, voy al baño y me como a escondidas una manzana. Se me hace eterna la mañana.

14:00 Paramos para comer, como hace bueno salimos a los jardines del polígono, aquello parece un camping lleno de neveras y gente comiendo por doquier. Pienso en la comida de mi madre, esa comida calentita y rica, hasta el domingo no tocará. Aprovecho para ver la webcam de la guardería y ver como juega mi niño en mi pda. También hago el pedido al súper que recogeré al volver de trabajar. Entre compañeros hacemos bromas a un compañero que se va a casar por conveniencia, para poder hacer frente a la hipoteca, no es el primero que conozco. En la agenda salta la alarma, mañana es el cumpleaños de mi marido. No se me ocurre que regalarle que pueda disfrutar. Lo llamo con la disculpa de si necesita algo del súper para encargarlo, y preguntárselo disimuladamente. A penas me hace caso, tiene que entrar a fichar. Cuelgo y siento que vivo con un desconocido.

15:00 Volvemos a trabajar, el teléfono me taladra los oídos y el zumbido de las maquinas me marea. A lo largo de la tarde vuelvo a comer a escondidas, para intentar engañar al cansancio. Hoy tenemos inspección de trabajo, el gobierno se ha empeñado en hacer estas inspecciones continuamente en todo tipo de empresas aunque sean oficinas, debido al gran aumento de accidentes laborales y bajas por enfermedad. La verdad es que me siento agotada y pagaría por irme a dormir.

19:30 Me llama mi marido, ya ha recogido al niño en la guardería, el sale a las 19:00. Él lo baña le da de cenar y lo acuesta, mientras yo no llego del trabajo. Siempre me llaman y le doy las buenas noches al crío, murmulla algo como “no te preocupes mama”. Mi marido dice que el niño le ha contado que se despertó por la noche y lloró, y que nosotros no lo oímos. Solo quería agua. Me siento morir, como puede ser que estemos tan agotados que ni lo oigamos. Me refugio en el baño a llorar en soledad. Me siento una mala madre, cuando nos “embarazamos” no pensamos que fuera a ser tan difícil el poder atender al niño. Hace más de un año que mi pareja y yo, hemos perdido todo deseo, nos aterroriza tanto la posibilidad de otro embarazo que no nos fiamos ni de los anticonceptivos, no podemos asumir ni esa mínima posibilidad del 99,99%, sería nuestra ruina. Él siempre esta cansado, dejó de hacer deporte y abandono todas sus aficiones, único día libre de la semana lo dedicamos a estar con su familia y con la mía. Yo levanto al niño y el lo acuesta. Esa es toda nuestra vida familiar.

20:05 Salgo a todo correr del trabajo, paso por el súper y recojo todo. Al llegar se que tendré la cena hecha, pero todavía nos quedaran tareas por hacer. De vuelta me fijo que en mi barrio han desaparecido los gimnasios, los videoclubs, nadie tiene tiempo para ir, la mitad de comercios ya no están, pese a que existe el horario libre y todo abre todos los días, todo lo que se puede lo compramos online y solo vamos a recogerlo, los restaurantes se han reconvertido en puntos de comida para llevar.

21:00 Por fín llego a casa, el niño ya duerme, en un último esfuerzo ponemos lavadoras y preparamos cosas para el día siguiente. Mientras cenamos me cuenta que su compañera de trabajo recoge a su hijo en la misma guardería que el nuestro hoy, al irse, el niño no quería marchar porque decía que “el cole era su casa”. Mi marido trató de consolarla. Tengo un nudo en el estómago, no se si son celos, pero por esta vida, mi marido puede consolar a su compañera y yo tengo que llorar sola el que mi hijo soporte el que no tengamos energías para llevarle un vaso de agua.

23:00 Nos vamos a la cama, estamos tan cansados que apenas nos hemos hablado en la cena. Hoy solo hemos hecho que trabajar y las actividades básicas para la supervivencia, comida e higiene. Así de lunes a sábado. Normalmente caigo muerta hasta la mañana siguiente. Pero hoy no puedo, pienso y pienso. Oigo la respiración fatigosa de mi marido. Nunca imaginé que mi vida sería así, no se lo que es jugar con mi hijo, si come bien, o cual es todo su vocabulario, no se con que sueña mi marido o si todavía me quiere, simplemente convivimos, casi por que nos conviene. Hecho cuentas, hemos conseguido ahorrar este año, pese a que mi marido renunció a una parte de su sueldo al no admitir el tener que viajar en su trabajo. No hemos salido a cenar, al cine; no hemos comprado juguetes al niño, en casa no los usa; no hay clases de gimnasia, de deporte, no hubo viaje de vacaciones, ni combustible ni seguro para el coche ya que no se mueven. Hago cuentas y más cuentas… quizás si, podríamos intentarlo. Me duermo de puro agotamiento.

06:00 Suena el despertador. Me duele la cabeza, hecho de menos mis 5 minutos más. Tiro del brazo de mi marido, impido que de levante. “Cariño… cielo espera”, se gira le brillan los ojos, “¿sabes cuanto hace que no me llamas Cariño?”, sonríe. “¿Tiene todavía tu padre vacía la casa del pueblo?”, me mira sorprendido “Si, ¿Por qué?”, “he hecho cuentas, podemos, de verdad que podemos”. El niño llora, vamos a verlo. Solloza en sueños, mi marido le pone una mano en el pecho he inmediatamente se calma y sigue durmiendo. Me mira y sonríe “se lo debemos, intentémoslo”.

08:00 Lloro, hace mucho que no lo hago con el delante. Hace rato que los dos deberíamos estar trabajando, el niño sigue durmiendo. Hace rato que no decimos nada, solo sonreímos y caen las lágrimas. “Feliz cumpleaños” digo por fin, “es el mejor regalo de cumpleaños que me has hecho”, contesta.

Esto es solo una hipótesis de lo que puede pasar, y no creo que sea de las peores que se nos pueden ocurrir a cualquiera si semejante explotación se lleva a cabo y nos imaginamos un futuro inmediato. No dejemos que se nos coman lo conseguido, no volvamos al siglo XVIII o XVII, por nuestra dignidad, por nuestra salud, por nuestro futuro, por nuestros derechos. Que nadie especule con tu vida.

Morir Joven

La verdad, hoy y estos días, tras mi 3/0 con la amigdalitis (3-amigdalitis, 0-yo) tengo cada vez mas subidón, supongo que el solcito y las vitaminas empiezan a hacer efecto. Pero, al abrir al azar mi agenda me encontré con esto que escribí hace unas semanas tras leer el periódico con uno de mis cafés. Me ha hecho mucha gracia el tono tan desalentador.

Vivir solo envejece el cerebro. Creo que es lo último que mi cabeza podía soportar hoy. Después de leerlo, me he puesto a llorar en seco. Vivir solo a veces no es una opción, es una circunstancia no modificable. Me parece penoso adherirse a alguien por evitar la soledad. En un día en el que todos me gritan y nadie me entiende, el que digan que moriré antes por estar sola no me ayuda.

Que se mueran los feos

Mientras esperaba a que un semáforo dejara de sonrojarse. Escuché a una niña de unos nueve años:

-“Mamá, hoy en el cole hemos jugado a la botella”.

- ¿Jugasteis con botellas?- se escandalizo la madre de la criatura - ¿con cristales?

- Nooooo, mamá, era de plástico. Es el juego ese que tienes que darte besos o preguntas.

- Aaaahhh – respiró – ¿tu besaste a alguien?

- Noooooo a mi no me tocó, pero a un niño siempre le tocaba besar a todas y se podía besar aquí, aquí y aquí – dijo la niña señalándose los labios, las mejillas y el pelo – Pero aun niño le tocó besarme y me besó en el pelo.

- ¿Y era guapo?

- No mucho – digo arrugando la nariz.

- Pues tu deja que solo te besen son guapos, sino nada… solo los guapos, eh!.

El semáforo se puso verde y no pude escuchar más.

Aaaaay… los chicos… cuanta razón tiene esta madre, que yo empecé besando a uno feo y mira como acabé, jajaja. Que lo de “la bella y la bestia”, me duró hasta hace bien poco.
En fin… ¿Donde quedó la belleza interior y el ser buena gente?

Cuentos y mas cuentos

Acabo de leer en un blog amigo lo siguiente: "La mantis religiosa se aparea con el macho y luego le come la cabeza. Los hombres somos totalmente diferente: Le comemos la cabeza a la hembra para luego aparearnos".

A parte de reírme a carcajadas, me ha recordado un chiste típico: “¿En que se parecen una de 5 y una de 25?, en que a la de 5 la llevas a la cama y le cuentas un cuento; y a la de 25 le cuentas un cuento para llevártela a la cama”.

¿De verdad dejamos las chicas que nos cuenten el cuento, que nos coman la cabeza?
¿Seré sapo en vez de princesa? ¿Seré sorda? O no!!!! ¿seré fácil? No, no, no, ¿será lo que dice caperu, que acojono? ¿Seré la bestia en vez de la bella?

¿Dónde esta mi cuento?, que a mi nadie me contó ninguno. ¡Quiero mi cuento! ¡Quiero mi cuento! ¡Quiero mi cuento!

Supervitaminarse y mineralizarse

Se que tengo cosas pendientes por aqui, no me olvido. Es que se me va la cabeza ( mas de lo habitual), por si nadie se habia dado cuenta todavía. Pero todo tiene una explicación según mi medico. ¿Os acordáis de Super Raton y sus consejos?...

Bueno pues yo no lo hice... Asi que olvido las cosas y pienso que me roban, no puedo concentrarme e hilar 2 frases con sentido y me agota parpadear. Veremos si después del ginseng en vena recupero mis facultades.

Sonrisa Caballar

Hay días como hoy en los que necesito escribir, aunque no se me ocurra nada que contar. Escribir para alejar pensamientos desagradables. Últimamente me cuesta mucho mas de lo habitual el mantenerme alegre y positiva. No se si es algo mío o la machacona insistencia política, televisiva y social de que todo va mal. S

olo tengo ganas de ir a trabajar para tomar cafés y en mi trabajo ya no nos reímos tanto como antes. Pero sobre todo lo que mas siento es cansancio, estoy cansada, muy cansada.

Me acuesto cansada y me levanto cansada. Y esto no puede ser bueno de ninguna forma. Sigo con mi insomnio nocturno y se le ha añadido el despertarme demasiado pronto. Y si algún gracioso piensa que no duermo porque tengo mala conciencia, se equivoca.

A mis cuadros se les da por caerse de madrugada y a mis teléfonos por recibir sms a horas intempestivas. Y me alegro, ya tengo excusa para levantarme y dejar de dar vueltas en la cama, que dejo las sabanas como cuerdas y darlas por la casa. Antes me ponía la tele, con ver un rato de noticias me sentía feliz, privilegiada y mil veces bendecida, por la vida que me ha tocado. Ahora la veo y tengo que apagar. No soy capaz de alquimizar tal cantidad de sufrimientos y el ser humano me parece mezquino y aborrecible.

Me cansa la tele, me cansan los políticos, me cansan mis clientes que no hacen otra cosa que quejarse, me cansa la gente que cada vez esta mas cabreada y lo paga con mi coche, me cansan lo precios abusivos, me cansan mi banco y sus números rojos, me cansan mis musas ávidas de tiempo para ellas, me cansa el spam, la publicidad inútil y las ventanas emergentes, me cansan los vagos y los que hacen demasiado, me cansan los típicos listos, me cansan… uff que agotamiento.

Me miro al espejo y me digo: “sonríe, vamos sonríe”. Y solo veo una mueca tipo dentadura de caballo. Ginseng, jalea real, guaraná, vitamina c, gimnasio… necesito urgentemente parar esto. Por descartar algún problemilla físico y tener claro que son todo paranoias psicológicas mías, he ido a donar unas gotitas de sangre en pos de la ciencia. Cuando me llame el médico diciendo lo de siempre: “ya tengo los resultados tu ¿Cómo te sientes?”. Yo solo diré 3 palabras “CAN_SA_DA”.

Antes de ayer, mientras escribía esto, escuchaba lo del terremoto de China, cuando aun no sabemos bien que ha pasado en Birmania, Myanmar o como se llame. La tierra también se está cansando de nosotros.


Cuando llegué a casa encontré un mensajito de Circe, que la pobre no puede escribirnos comentarios en los blog en el que dice: “también hay que gastar más besos y abrazos y sonrisas”. Y de verdad que hoy lo he intentado pero solo me sale la sonrisilla caballar, algo es algo.

Mis truquillos para la crisis (I)

· Cambiar de emisora de radio. No hay nada mas agobiante, que nada mas despertar te acosen con lo mal que va el país. Que llegas a pensar, ¿para qué rayos vas a hacer el esfuerzo de salir de la cama, si tu empleo tiene los días contados y lo que comas hoy valdrá el doble que ayer? Nada, orejas que no oyen, corazón que no se preocupa. ¿Qué llegas tarde a trabajar por que no sabías el atasco por accidente en la circunvalación? Ah, ah, ah, dile a tu jefe que mejor eso, que una baja de meses por depresión o infarto.

· Los puntos. En vez de perderlos en el carné de conducir, colecciónalos. Recojo todos los cupones, vales, puntos, tiques, sellos o lo que sea que caen en mis manos. Voy siempre al mismo súper, porque me devuelven un porcentaje en descuentos por repetidora. Cuando voy a comer por trabajo fuera, elijo un restaurante en el que me sellan una tarjeta y a la sexta me sale la comida gratis. Siempre lleno el deposito en la misma cadena de gasolineras, porque con su tarjeta tengo litros de mas gratis. Así sin rebajar calidad he conseguido hacer magia y estiraaaaaaaaaaar los euros. o sea, de la lluvia.

· El gratis life. Aprovecha, abusa, usa los servicios gratuitos. He empezado a sacar libros de la biblioteca publica, cobrar el paro, buscar cursos gratuitos, pedir recetas al medico para todo, solicitar subvenciones, etc. Hay un extenso, maravilloso y desconocido mundo gratuito a nuestras a manos. Explorémoslo.

· Aumentar el gasto. Si, si, como suena. Gastar mas en algunas cosas ahorra mucho. Por ejemplo ir caminando al máximo de lugares posibles. Gasto más en suelas de zapatos (soy incondicional, todos los meses al zapatero), pero ahorro dinerito en combustible y una pasta en gimnasio. Las cuentas salen.



Continuará… (continuará, a medida que las cosas vayan a peor, vamos que tendremos capítulos para rato).

Aaaay los niños...

Cruzaba un parque, entretenida como siempre en mis pensamientos. Muchos niños jugaban por doquier. Cuando un microbio lloroso se aferró a mi pierna.
- Me he perdido, me he perdido- sollozaba.
Me dio pena lo cogí en brazos, le sequé las lagrimas y le pregunté por su mamá.
- No, Mamá no, buuuaaaaaaaaaaa - ¿Papá? ¿Estabas con Papá?
- No, buuuaaaaaaaa – y más lagrimas.
- ¿Con quien estás entonces?
- Con mi “Tiíto”, buuuaaaaaaaaaa
- ¿Y como te llamas?
- Miguel, buuuuaaaaaaaaaaa
- Pues bien Miguel vamos a buscar a tu tío. – (Pedazo de incompetente) - ¿Cómo se llama tu tiío? Me miró como si fuera tonta.
- ¡Tiíto! Y se ha perdido, buuuaaaaaaaaaa.
- A ver Miguel tranquilidad, no llores y vamos a buscar a tu “tiíto”. ¿Dónde estabais? ¿Jugando en el parque?
- Siiii, jugando a esconderse.
(Menudo tío irresponsable perder al niño jugando al escondite)
- Vamos a dar una vuelta, ¿vale? Tranquilo, que lo vamos a encontrar, y cuando aparezca, si el “tiíto” nos deja, nos tomamos y un helado.
Por primera vez vi una sonrisa en aquella carita triste. No podía tener más que 4 años. Empezamos a dar vueltas por parque y pareció olvidarse por momentos de la perdida.
- Mira aquí me escondí yo, allí el “Tiíto” pero lo vi enseguida y gané.
- ¡¡¡Migueeeeeeel!!! - Escuché a mis espaldas. Me giré y vi a un chico con la cara desencajada. El niño en vez de saltar corriendo a los brazos de su tío, me dio un abrazo fuerte y batiendo palmas, reía. - ¡Es el!, ¡es el!
El tío era un chico joven, bastante guapo la verdad. Venía corriendo y nos abrazó emocionadamente. Con tanta fuerza que me hizo crujir los huesos.
- Gracias, muchas gracias – repetía – perdona estábamos jugando al escondite y se me perdió. Si se entera mi hermano no me lo deja más.
No podía evitar reírme ante un “tiíto” tan patoso.
- La chica me ha dicho, que me invitaba a un helado, ¿me dejas, me dejas, tiíto, me dejas?
- Tiíto déjaleeee – dije yo poniendo morritos.
- Bueno pero luego no se lo digas a tu madre. Mil gracias otra vez.
Miguel me cogió de la mano y me arrastraba hacia la heladería.
- ¿Así que te llamas Miguel?
- Si, y como te llamas tu?
- Íncara
- ¿Íncara? – preguntó el tío.
- Si, Íncara
- Que bonito – sonrió – encantado Íncara. Yo soy…
- ¿Tiíto? – interrumpí.
- Jajajaja, si, eso también, pero me llamo Edu.
- Edu tienes que aprender a jugar bien al escondite, jajajaja.
- Que graciosa.
- ¿Sabes jugar? – preguntó el niño.
- Si, y creo que me mejor que tu tío, jajajaja
- Que graciosa es la chica- dijo Edu.
Ya con nuestros helados volvimos al parque. Miguel jugaba a esconderse y yo lo descubría. Tenía que irme. Los dos arrugaron la cara.
- Miguel – dijo Edu - ¿Por qué no le pides el teléfono a Íncara, para llamarla el próximo día que venga a jugar con nosotros?
- Si, si, si – se entusiasmo el niño. Me miraba con su carita suplicante.
- Bueno… esta bien – saqué un bolígrafo y en una servilleta de los helados, escribí: “Para jugar al escondite hay que cerrar un ojo y abrir el otro. Besos para Miguel”.
Doblé la servilleta y la metí en el bolsillo del pantalón del niño, y me despedí.
- Gracias mil otra vez – dijo Edu – y te llamaré – dijo con un guiño cómplice.
Me alejé casi arrepentida de no haberle dado mi número. Todavía los oía.
- Miguel, ¿me das el papel?
- No tiíto, esta no.
- ¿Cómo que no?
- Tú te quedas con todas. Esta chica me gusta, para mí, a esta la voy a llamar yo.

Demasiado ocupadas

Me repatea oír hablar de la ley de igualdad. Me parece terriblemente injusta. Cualquiera puede decir que no estoy puesta en la materia, que no entiendo de leyes, de política, que no soy asistente social o que son necesarias medidas urgentes. Pero vivo y veo.

Me parece muy retrogrado que todavía queden empresas en las te paguen mas o menos en función de tu género. Por suerte o por desgracia en todas las empresas en las que he trabajado, hombres y mujeres cobraban lo mismo. Pero también sé, que si hubiera sido hombre no me hubieran contratado en ninguna. Cobrar cobraríamos lo mismo (la ley obliga), pero he tenido que aguantar cosas como “Este sector es muy machista, por eso queremos una chica”, “Tienes que usar tus armas de mujer y seducir a los clientes, pero sin que se den mal entendidos” de todo un gerente y a su hijo apostillando” No vaya a ser que pienses que te decimos que te acuestes con ellos”, como si la mal pensada fuera yo. Y no hay ley o castigo que haga cambiar esas mentalidades.

Cosas como, que según el género del agresor/a y el agredido/a puede ser considerado falta o delito un mismo hecho, que menos del 4% de parejas divorciadas tienen la custodia compartida de los hijos. ¿Esto es igualdad?

Se da por hecho que tenemos que ser mujeres macgyver. Valer para todo y estar demostrándolo continuamente. Laboralmente un hombre es, una mujer tiene que demostrar. He vomitado de rabia al ver que compañeros míos creían y comentaban que estaba en mi puesto por la “sonrisa” y tener que escuchar como se sorprendían “¡Anda! Si controlas mogollón de esto”.Una embarazada no es una minusválida y para demostrárselo al mundo no debería hacer falta subirse a un avión militar con 7 meses de embarazo.

Tengo la impresión de que las leyes se basan en números no en personas. Con los números no se consigue igualdad. Un 50%-50% en representación política, no nos garantiza que esas 50 personas se merezcan estar ahí. No sirve meter rellenos a dedo, que no tengan aptitudes para representarnos o lo que sería peor dejar a los que valen fuera independientemente de su género.

Queremos igualdad de oportunidades, pero sobre todo queremos cambiar la mentalidad, la forma de pensar.

Hay quien me dice que no entiende como no estamos manifestándonos en masa por ello. Otra persona me comenta que no entiende como no denuncio, que las insinuaciones laborables son castigables. La verdad no tengo ganas, prefiero emplear mis energías en otra cosa más útil como luchar por mi nueva empresa. Y como yo, todas nosotras. Entre trabajar fuera, trabajar en casa, cuidar hijos, cuidar maridos y cuidar familiares, buscar tiempo para nosotras y estar estupendas, revindicar nuestros derechos, incluso algunas luchar por no dejarse morir… para protestar por deshacer lo poco que han hecho, estamos demasiado ocupadas.

Cuidad Salvaje, Cuidad sin Ley.

Solo diré a mi favor que antes yo no era así, que es esta ciudad que esta descontrolada.
Cuando sabes con certeza que algo malo te van a hacer, que sabes que no tienen razón, el saberlo con certeza no suaviza el hecho. Así que en el momento que sabes que, por fin, ya lo han hecho, vives con la psicosis de encontrártelo el buzón, hoy, mañana o pasado. Y que el hecho de que no tengan razón, no exime de que te p……… y tengas que contratar profesionales para demostrar tu inocencia. Me consuelo pensando en los post jugosos que se avecinan.

En estos pensamientos andaba yo, a nadie le gusta meterse en juzgados, parada en doble fila, esperando a alguien, cuando me hizo sándwich un autobús. Me cabreé como no, pero por puro sentido práctico intente centrarme en cubrir bien el parte para que la autobusera no se me diera a la fuga. Una vez terminado el episodio aparqué justo delante la cafetería a donde me dirigía. Allí delante del café trataba de concentrarme en la conversación y olvidar el incidente, cuando justo el coche delante al mío, desaparcando embistió mi coche (nada del típico aparcamiento por sonido, embestida en toda regla).

Y tenía que pasar…

Una bola de fuego humana se levantó gritando a los cuatros vientos, cosas que no pondré aquí. Por suerte para la desaparcadora no le hizo nada a mi coche, porque no se lo que hubiera pasado. Le grite a gusto y le dije que se fuera. Volví a dentro, toda la cafetería y la calle me miraban y me escondí en el baño. Conté hasta diez…, volví a contar… volví a contar… otra vez… conté hasta cien, me sequé las lágrimas y salí. Me senté y nadie decía nada, solo dije:

- Soy un ogro, lo sé.

Ese lugar inhóspito llamado mundo...

Llego tarde. Tengo que meter garbanzos en mi cama, a ver si se vuelve menos agradable y me cuesta menos levantarme. Hace un día soleado y espléndido, voy a trabajar con un tremendo subidón. 1ª semana en la nueva empresa, 1º cliente y 1ª venta. El mundo es maravilloso.

Me subo al coche y descubro un agujero en mis medias, detrás de la rodilla por el que me cabe un dedo. No hay tiempo, al salir de la oficia ya me haré con unas nuevas, estas ya habían durado mucho.

Café con mis jefes en la oficina 2 (la cafetería). Tropiezo con una mesa y me desmonto un zapato. Estos dos se ríen y yo tengo la sensación de que me voy descomponiendo a trozos. Pero todavía luce el sol.

Llego al coche y descubro una ventanilla hecha añicos. Por un instante se me para el corazón. ¡Me han robado! Abro el coche y descubro que están todos mis trastos, navegador incluido. Me invade la angustia, quizá sorprendí al ladrón en plena faena, no lo he visto y está escondido esperando. El callejón está vacío me siento terriblemente impotente.

Mientras me pegan un parche en la ventanilla, trato de respirar hondo. Estoy cabreada, pero parece que me hayan pinchado con sedantes. Estoy en un bar de pseudo-polígono, en traje de chaqueta y falda, las medias agujereadas y parece que lleve un zapato diferente en cada pie. Me escondo tras el periódico, porque me siento diseccionada por los del pincho y carajillo mañanero.

De vuelta descubro que me falta un neceser que tenía en el coche con maquillajes. Ojalá les contagie algo, pienso.

Ya en casa me convenzo de que no ha sido tan terrible. Se ha solucionado rápido y sin coste para mí. El mundo sigue siendo maravilloso con sus malos momentos. Leo el correo… ¡anda el borrador de Hacienda!, lo abro. Un grito desgarra el aire, los pájaros huyen revoloteando y la calle enmudece. Todo me da vueltas. Hacienda dice que le debo 974. Necesito, gritar, romper algo, pegar a alguien, lanzar cosas, llorar, pero no me sale.

El cielo se nubla, hace viento y comienza a llover. Ya no tengo cabreo, tengo un mala ostia que no me aguanto. Las pobres personas ignorantes de mi estado que me llaman en ese lapsus solo escuchan gruñidos y gritos.

Paso la tarde en un estado más allá que aquí, gritando a todos los conductores que me cruzo.

No se como por fin llega la hora de volver a casa. Voy dando patadas rabiosas a una caja vacía que he bajado de la oficina. Me pongo la chaqueta y me siento en el coche. Oigo unos crujidos extraños. Me levanto rápidamente y miro la chaqueta. He reventado todas las costuras. Busco un espejo, por si me he vuelto verde y musculada.

De vuelta a casa, a cada rato, me fijo por si acaso se me empiezan a inyectar los ojos en sangre. El mundo es un lugar terriblemente inhospito.

P.D.: Esto pasó el miércoles de la semana pasada. Voy posteando con retraso. A estas alturas he hecho inventario y me faltan, el neceser de los maquillajes, una cámara digital vieja y el cinturón de mi gabardina roja ( ¿¿¿para que rayos querrían esto último???, creo que prefiero no responder). El navegador es nuevo me lo regalo el banco por domiciliar la nómina y me parece un trasto peligroso que distrae muchísimo de la conducción. La cámara no es mía, me la presta por tiempo indefinido un familiar, es vieja y pesada, y la funda del osito es cutre, pero la necesito y mucho, para hacer unas fotos a un muestrario para mi Web de artesanía y la necesito ¡ya!. He tratado de tomármelo con humor y diplomáticamente. He pegado un cartel en mi coche que pone: “Sin rencor. Te cambio la cámara que te llevaste, que nadie te dará un duro por ella, por un navegador nuevecito, tengo hasta la caja, te regalo los maquillajes y si me traes el cinto de la gabardina, hasta invito a café”.


Reinsomnio

No me gusta que mi libreta de escribir (la que cotillean mis pelusas bajocameras) empiece a estar mas llena de anotaciones de trabajo que de ideas sobre las que escribir.
Estoy en una cafetería esperando a mi jefa, las musas están mudas y me aburro.
Entonces lo siento, me llega, me agobia. Es de los caros, aproximadamente un cuarto de botella, en una dosis muchísimo menor, hasta sería agradable. ¡Mensaje captado! No eres una guarra te duchas y te pones colonia. Aunque si no hicieras lo primero tampoco se notaría con semejante cantidad de lo segundo. Me siento agredida, el perfume impone su presencia, mata el agradable olor del café y me dolor de cabeza a la altura de las cejas. Esto en un ascensor seguro que es toxico. Me siento invadida en mi espacio vital. Creo que no soy la única las dos señoras mas cerca, también arrugan la nariz de forma sospechosa. La portadora del perfume agresor se sienta en la mesa donde la espera un perifollo sesentón “que bien hueles" le dice; mis dos señoras arrugan aun mas la cara.He vuelto a trabajar en serio (llevo unas semanas de simulacro) y ha vuelto el insomnio. Esta vez, en vez de darle al Messenger y al Chat (¿Dónde os habéis metido todos?), me ha dado por coser muñecos, hacer webs y las pelis por-no (las que por-no verlas te duermes). No funciona, así que estoy abierta a cualquier proposición soporífera.

Pienso en Navarra… estoy aburrida de esperar a la jefa… hago garabatos en la libreta y la gente trata de curiosear que hago de reojo… garabatos como este…


Mariposa confiada

Estas semanas de silencio bloguero escrito (quiero ir a Navarra), tienen su origen en ciertas nuevas actividades con animo de lucro económico y emocional (y las ganas de ir a Navarra).

La amigdalitis me ganó la partida por segunda vez. Me lleva 2-0 la muy… me tuvo una semana en camita con antibióticos y sin voz (y con ganas de ir a Navarra).

Casi todo mi tiempo de Internet esta invertido en crear una nueva web que ya sacaré a la luz (y en pensar cuando iré a Navarra).

Dejé el trabajo, e inicio una nueva aventura laboral creando la competencia a mis antiguos jefes. De trabajar en “Tevamosaexprimir, s.a.” me paso a “Vamosaintentarexprimirtelomenosposible, s.a.” algo es algo. (por preferir, quiero ir a Navarra).

Como todavía estoy en paro, pero trabajando, nadie se cree que tenga tantas ganas de ir de vacaciones a Navarra. ¿Por qué Navarra? Es que veo el anuncio, todo tan bonito…, tan precioso… ¿quien no va a querer que le vengan a comer las mariposas a la mano?.

Íncara expulsada del paraíso...

Hace más de dos años, Íncara sintió, que su vida como la conocía hasta entonces, se había derrumbado.

Tenía dos opciones; deprimirse, resignarse y morir; o recomponerse, coger sus bártulos y ponerse a caminar.

Optó, por cambiar de trabajo, de casa y apuntarse a meetic. (pero es otra historia que contaré otro día). Vamos, que opté por seguir adelante en las nuevas condiciones.

En estos 2 años he aprendido cosas que jamás hubiera imaginado. Aprendí a no cortarme las venas cada vez que cometía un error.

A reconocer errores cometidos en el pasado y que pasaron desapercibidos.

A que no todo lo que hago, lo hago mal.

Aprendí a buscar también las cosas que hacía bien y no solo las que hacía mal.

Que no todo era blanco o negro. Que había varios tonos de blanco y varios de negro, y sobre todo gris, mucho gris.

A que se podían dormir más de 10 horas, más más.

A que se podía, no dormir una noche y seguir viviendo, sin conducir maquinaria pesada, claro.

Aprendí a buscar pequeñas cosas que me hicieran reír.

A llorar menos.

A no dormir.

A mirar mas allá a los ojos de las personas, a escuchar lo que no dicen. A quererlas.

A valorar lo que perdí.

A intentar por todos los medios que haga más mella lo bueno que lo malo.

Aprendí que se sigue queriendo a las personas, aunque te hagan mucho daño.

A disfrutar de sentirme en medio de una ciudad, sin tener nada específico que hacer.

A que tiempo gastado en estar al aire y al sol, era tiempo invertido.

A que soy capaz de hacer reír a los demás.

A que las decisiones no se toman “para ayer”.

Aprendí a no tener vergüenza de sentarme sola en una cafetería sin prisa, sin hacer nada, sin sentir que todos me miraban diciendo “esta sola, menudo bicho que debe de ser”.

A que hay gente que también es feliz con mucho menos que yo. Que también los hay con más que lo que yo necesito para serlo y sin embargo son infelices. Y no me refiero a cosas materiales.

Y que hay quien, ya se siente feliz, por solo estar a mi lado. Y esto es una gran responsabilidad.

Aprendí que era posible llegar muy tarde a casa y que no hubiera nadie preocupándose.

A contagiar mi buen humor y no contaminarme de enfados ajenos.

A que sacar el carácter era bueno.

A que la gente te mira raro cuando dices que eres de alguna forma feliz.

A no sentirse mal porque de alguna forma lo eres.

A que siempre se puede hacer mejor.

Aprendí que los paraísos son relativos y que no se puede considerar paraíso algo, por ser lo único conocido. Que hay muchos tipos de paraísos. Que no es necesario buscar incansablemente el propio paraíso. Que hay muchos momentos fantásticos entre los pequeños infiernos cotidianos.

Que hace más de dos años, Íncara sintió, que había sido expulsada del paraíso…

Pero de momento estaba equivocada.

¿Mas es menos?

No se como se llama lo que me ha pasado hoy, si es grave, si irá a mas o si tiene cura. En ninguna llamada a las urnas he reflexionado tanto mi voto. Como no me siento representada al 100% por ningún partido, durante varias semanas le di vueltas a que votar, voto sentimental, voto racional, tirar el voto, voto útil. Esta semana, ya solo dudaba entre dos partidos y hoy mientras subía la cuesta de mi casa al colegio electoral, me decidí por uno al final. Llegué a la sala, fui hacia la cabina a elegir papeleta y busqué con la mirada la elegida. Entonces observé los diferentes montículos de papeles cada uno en su casillero. Me fijé, en que uno era más grande que los demás. Me cruzó el pensamiento que si ahí había más papeletas era porque le habían votado menos. Así que cogí una de esas la metí en el sobre casi sin pensar y la metí en la urna. Ya estaba hecho. Mientras volvía a mi casa, reflexionaba lo que me había sucedido, había cogido aquella papeleta simplemente porque era de las que mas había. ¿Era una manera inconsciente de llevar la contraria? Tanta inversión en publicidad, tanto esfuerzo en programas electorales y no habían servido para nada. Yo simplemente había elegido el que parecía menos votado. Me preocupa si a partir de ahora elegiré siempre del montón más grande. Pero voy, pongo la televisión y veo que el “chiki chiki” va Eurovisión, y para mi tranquilidad compruebo que no soy la única que ha perdido el juicio.

Señores han creado un monstruo

Sobre mi anterior trabajo escribí mucho. Líneas y líneas, sobre mis cabreos, las imbecilidades de mis jefes y las trampas de mis compañeros. Después me tomé 3 meses de respiro. En septiembre tras comparar a conciencia me puse a trabajar de nuevo. En estos 6 meses, apenas he abierto la boca sobre el tema, como mucho alguno os habréis dado cuenta que es algo en lo que voy por muchos sitios (“oficinas" ) y gracias a él conocí en persona a caperucita. Bien, pues no es que vaya todo sobre ruedas y sea el trabajo de mi vida o me este forrando, o que mi jefe sea asiduo de Internet y tenga miedo a ser descubierta. Nada de eso. Se conoce como el síndrome del “quemado” y cuando uno esta “quemado” no tiene ganas de hablar del tema.
Pero 6 meses son muchos meses, acumulo demasiadas gilipolleces en mis ojos y oídos, y como estudio sociológico no tiene precio.Pero para no liar empezare por el principio.
He de confesar que me vendieron la moto. O me dejé comprar más bien. En qué trabajo, es igual. Esta empresa podía ser de transportes y yo camionera, que con semejante plantilla directiva el resultado sería el mismo. Pero el sueldo fijo era más que boyante y las comisiones sonaban a fábula. Y como no tenía intención de ir por amor al arte… acepté. Aquello de “la empresa no asume tus gastos” parecía ridículo ante aquellos posibles números. Yo buscaba estabilidad, buen ambiente y dinerito. Bien, ya el primer mes los gastos “sin importancia” se llevaron el 25% de mi sueldo. A estas alturas los gastos alcanzan el 30%. Por su puesto en nomina real, figura que no soy ni 700 eurista. Y no he visto ni un asola comisión, porque no se ha firmado ninguna de las operaciones que he llevado. Pero me han renovado contrato. Y decidme en que trabajo te renuevan aunque no cierres ventas, en el mío solo en el mío.Como va siendo habitual en mis últimos trabajos tengo 2 jefes, uno con el que me llevo bien y otro un imbécil de campeonato. Por desgracia siempre este último es el gerente. En este caso de regalo hay además un hijo del gerente, que sufre en silencio sin saberlo los motes de metepatas, pelo pincho o el preferido de mi jefe el enano saltarín.
Yo he sido siempre la típica pringada. Que hacía su trabajo más el del jefe estresado o el de algún compañero por solidaridad. He llegado a tener mas de dos trabajos simultáneos, a hacer muchas horas de más gratis voluntariamente. Lo dicho, currante pringada. Aquí no puedo. Tengo un trabajo de “campo” y el resto de compañeros de “oficina”. Es el primer trabajo en que no toco un ordenador. El ritmo de posteo se ha resentido bastante en estos últimos meses con lo adicta que era yo a mis nueve horas diarias de Messenger. A principio hacía mis “rutas” a visitar a toda prisa, no me entretenía a hablar mucho con los clientes. Acababa pronto y me iba pronto a casa. Poco a poco los clientes te empiezan a conocer y a coger cariño (el sector esta de baja y se aburren una barbaridad) y las charlas en las visitas se alargaban.
Pero sobretodo mis jefes. El mas inmediato según el, me enseña a tomarme las cosas con calma (ósea ir a tomar cafés de duración indeterminada). Si ya da satisfacción poner a caldo a tu jefe con los compañeros, no veas, cuando tu inmediato superior se ensaña con él todavía mas que tu. A principio yo refunfuñaba porque todavía me quedaban visitas que cumplir, “ya las haces otro día” me decía. Ahora ya controlamos todas las cafeterías discretas en las que trabajamos duramente. Cuando empecé a llevar las primeras operaciones, en seguida comprobé de qué pasta estaba hecha la empresa. Entre el gerente, su hijo, su hija (la familia que trabaja unida, atontece unida) y la otra chica de la oficina, me tiraban todas las operaciones al traste. Bronca mediante porque yo no hacía ventas, con amenaza de expulsión incluida. Total para que, lo que yo llevaba, venia de vuelta.
Ahora ya me conocen los clientes y no tengo que ir tan a menudo a comerles la cabeza.
Una compañera se ha sumado al trabajo de campo y hace coincidir sus citas en las zonas y días en que trabajo yo…
Mis amigos también han fichado los días y zonas donde trabajo…
Algunos clientes van a comer conmigo, a tomar algo al acabar…
Así que unos, otros, un poco de allí, un poco de allá, el día que me toca un pueblo en el fin del mundo, vale. Pero cuando toca cerca de casa…

Por ejemplo, un martes tipo:
09:00 Oficina (repaso a operaciones en trámite y rendición de cuentas)
09:45 Salimos de la oficina (en el ascensor mi jefe hace gestitos con el dedo corazón e imitaciones burlescas de la familia.) Como es pronto y no abren hasta las 10, vamos a desayunar.
09:50 café en la cafetería al lado de donde aparco, escondidita y a la otra punta de donde aparca el gerente. Llamadas y llamadas. Nunca, repito, nunca salimos antes de las
10:5011:00 / 11:30 Caperucita casi siempre se ha dejado el móvil o si lo lleva ya me ha llamado a las 10:30 para confirmar. Zentolo amenaza con transcribir nuestras conversaciones al blog y nosotras le animamos a que lo haga.
12:00 (si, si las doce) Dejo a Caperucita delante de su ofi y yo voy corriendo a hacer visitas, porque en un rato llamará mi jefe para escaparse de la ofi y venirse con disculpa oficial conmigo. Llamadas, llamadas, llamadas. Saludar a conocidos por la calle. Llamadas.
13:00 Cita en alguna cafetería no transitada. Escucho a carcajada limpia las barbaridades verbales que ha sufrido mi jefe. Sms, debajo de la mesa para quedarme a comer en la cuidad y no ir a mi casa.
16:00 visitas a correr (misión imposible los clientes te conocen y quieren charlar).
18:00? / 18:30? / 19:00?... quien sabe… 3º café con mi jefe (4º,5º,6º del día) llamadas, llamadas, llamadas. Aparece algún compañero de los que trabajamos de campo (somos 3) y se une.
19:30 ni me muevo, algún amigo dice que viene para acá en cuanto desaparezca mi jefe….

Señores han creado un monstruo…

Este post ha quedado obsoleto, por el simple hecho de que mañana me quedo en el paro. Lo que mi jefe no sabe, es lo que voy a hacer en el paro…

Je je je je je
Ja ja ja ja ja
Ha ha ha ha ha
Uah ha ha ha haC
of! cof! cof!
aiiiinnnnnnnnnn

Todo negro

Esta mañana, y esta tarde también seguiremos, mi jefe (con el que me llevo bien) y yo, estamos muy cabreados. Mucho, mucho, muchísimo. Decidimos no trabajar, y perdernos por las cafeterías a encontrar una solución a un terrible problema que tenemos (irnos de la empresa o quedarnos, básicamente). Entre medias, bombardeo de llamadas, de clientes por un lado y del personal de la oficina con más problemas por el otro. Cuando decidíamos irnos a casa, llamaron con un problema muy, muy gordo, uno de esos de los que ruedan cabezas. Por no llorar nos metimos en la 3ª cafetería de la mañana. Allí nos conocen de sobra, mínimo vamos 2 días a la semana, un numero indefinido de veces al día. Por general solemos reírnos mucho, menos hoy. Se acerca el camarero sonriente, con cara de “ya otra vez por aquí so-vagos” y me dice:
-¿Qué quieres?
-Veneno
-¿como?
...Hoy he hecho un amigo.

Los pequeños atracos de cada día (I)

Voy en coche y me llaman para ir a tomar un café. Busco aparcamiento. Cuando me harto de dar vueltas, me meto en un parking. Pido un café mientras espero a que llegue mi jefe. El camarero me habla sobre el tiempo. Llueve torrencialmente. Durante una hora (a mi jefe le mola lo de perder tiempo) charlamos sobre lo mal que va la empresa y lo incompetentes que son el gerente y sus hijos. El me llora sobre lo estresado que está y yo me evado comiendo el trocito de pastel que me han puesto con el café. Le llaman con un imprevisto y se va.
Vuelve a sonar mi teléfono, un amigo anda por la zona y viene hasta aquí. Cuando salgo de la cafetería llevo dos horas allí sentada entre uno y otro. Me escandalizo ante el precio del café 1,35€, por un simple café grande. Mi amigo se ríe y dice que voy a sitios muy finos. Saco el coche del parking. La maquinita me pide 2,40€ para devolverme el ticket. ¡2,40€! ¿Qué servicio me ha ofrecido el parking? ¿Masajes en las orejas? Un trozo de suelo para dejar mi vehículo, ni siquiera he podido usar el aseo porque estaba cerrado con llave (la llave hay que pedirla al vigilante, que por supuesto no esta en la caseta). No hay hilo musical, la “decoración” es horrible, la máquina se atranca con el ticket y hay un capa de polvo de 1 cm. por doquier. En la cafetería me he podido sentar cómodamente, he podido leer dos periódicos, había música, he gastado papel y jabón de manos en el aseo a placer, el camarero me ha dado conversación, he comido un trozo de tarta por cortesía de la casa y estaba bueno, he tomado un café y todo estaba limpio y agradable. Todo por el módico precio de 1,35€, y si hubiera estado una hora mas nadie me hubiera dicho ni palabra. 1 hora mas de parking hubiera puesto el recibo en 3,60€. ¿Dan o no dan ganas de atascar la ranura de las monedas con un palillo? ¿Que será lo próximo, que la máquina cobradora me pida propina?

Abandono

Esta semana me he encontrado tirado por la calle una zapatilla con forma de vaca, unas bragas, un trozo de jamón de tamaño considerable y media tableta de chocolate intacta.
La zapatilla tenía pinta de haber sido lanzada contra alguien que la esquivó y fue a colarse por una ventana abierta, hasta caer en la fuente. Las bragas en medio del paso de cebra quizás se habían escurrido de alguien tras una dieta milagro, como le pasó a una amiga mía que tras tropezar con ellas, las dejo allí abandonadas diciendo “eso no es mío, eso no es mío”. El trozo de jamón abandonado en medio de una rotonda… no se, no soy capaz de encontrarle alguna explicación coherente.
Pero sin duda lo que mas me llamó la atención fue el chocolate. Estaba en la acera de un mini pueblecito, con todos sus mini negocios todavía cerrados a las 6 de la tarde. Yo iba a visitar una oficina, cerrada por su puesto, cuando la vi. Aun conservaba el papel de aluminio. No había a la vista, ningún ser vivo de 2, 4, 6 patas o más, ni grande, ni pequeño. Tampoco parecía mordisqueada. ¿Quién podía haber abandonado aquel tesoro?
Cuado era pequeña media tableta de chocolate, era un tesoro incalculable, algo de gran valor que jamás hubiera sido olvidado, abandonado o dejado a su suerte. Cualquier otro niño, gato, perro o bicho hubiera dado buena cuenta de ello.
Porque jamás veíamos un trozo mas grande que la fila de cuadraditos. Aquel tesoro se hubiera escondido a buen recaudo, o se hubiera utilizado como moneda de cambio, o nos hubiera ayudado a conquistar el amor no correspondido. Y si alguien la hubiera sacado de la cartera como por arte de magia, el coro de ojillos mirones hubiera exclamado al unísono: ¡Ooooooooooh!.
Pero aquella tableta estaba intacta. Sentí lastima. ¿Qué ser humano atiborrado y hastiado de todo, desvalorizaba el dulce y perfumado tesoro?
Cómo podía ser que todos los animalillos cercanos se sintieran tan cebados de rebuscar en las basuras como para también rechazarlos.
Por su puesto no la recogí. ¿Quién sabe que maltratos y vejaciones había sufrido la media tableta de chocolate, como para ser despreciada de aquella manera?

¡No Cuela!

A golpe de lunes me he despertado con la noticia en la radio, que tal partido político, promete la devolución de 400 euros en la declaración de la renta del año pasado. Sinceramente no soy de ninguna afiliación política, pues ninguna alternativa me convence al 100% y ni tan siquiera al 50%.
Esto me suena a ofertón o promoción. Si te vas con Vodafone te regalan un móvil, si te vas con Movistar 6000 mensajes, con Orange otro tanto. Pues esto es lo mismo si voto a tal 400€ a mi bolsillo, si voto a cual me rebajan tal impuesto o me lo quitan directamente.
¿Rebajas electorales?. Esperemos que por lo menos no “rebajen” la “calidad” del producto y no nos toque un gobierno de saldo. Desde luego pienso hacer como en rebajas, no lanzarme al principio a los más llamativo, esto promete, con lo que aun queda todavía faltan mas “ofertones” y segundas rebajas.
Después de esto se me ha dado por pensar lo que dan de si 400 euros y he preguntado en google que se puede comprar por 397,50 € (me he dejado 2,50 €, para mi cafecito y tostada del desayuno, que es lo que me cuesta) y hay sugerencias tan apetecibles como: inhumación de adultos en nichos por 10 años, un monitor tft o un crucero de lujo por Egipto. Todo esto a cambio de un voto… no se por un momento he llegado casi a pensar que me vendo.
De esta no ha colado, tendrán que inventar algo mejor.