Reuniones de trabajo.

.

Saltando de blog en blog me encontré con este post http://justodesdeaquiteveolasbragas.blogspot.com/2011/04/vii.html de Pecadocapital79. Me ha hecho gracia, imaginar al interlocutor bajo el peso de tu cuerpo es algo muy masculino… o no…






El primer trabajo en el que se celebraban reuniones jefes-empleado, fue mi 4º o 5º empleo, no recuerdo bien y no quiero ir a la carpeta de nóminas a documentarme. Las reuniones en si eran un aburrimiento en el que trataban de motivarnos con algún tipo de lavado de cerebro. Las cosas no iban bien así que era un chorreo sobre los pobres curritos, que no teníamos la culpa que la empresa ofertara unos productos muy caros que nadie quería comprar. Me creaban cierta angustia o ansiedad. También fue el primer y único trabajo en el que tuve un rollito con un compañero de trabajo. Para evadirme de la tensión del momento me imaginaba, empujado a mi compañero “especial” sobre la mesa y desnudándolo apasionadamente delante de todos. Imaginar sus primeras caras de espanto me divertía mucho. Aquello no duró mucho, me fui del trabajo y el rollo desapareció como he contando por aquí en la lista de citas desastre.






Pero dejó unas terribles consecuencias…






Cada vez que tengo una reunión de empresa ( y ya voy por el cuarto trabajo con reuniones, desde aquel) me evado imaginándome montándomelo a lo salvaje con alguno de los asistentes a la misma. Y por mucho que lo intente no lo puedo evitar. De un manotazo tirar todos los papeles a suelo y tirar de la corbata del pobre incauto de turno…






Claro que luego me hacen preguntas y no tengo ni idea de que están hablando, me pongo roja, nerviosa de pensar si ellos imaginaran en que estoy pensando…






Así que chicos, nos desnudareis con el pensamiento muchas veces sin que nos demos cuenta… pero quizá ya estéis atados con la camisa a las patas de la mesa sin saberlo…






Después de esto el Idiotizador no me deja ir al trabajo nunca mas…
.

6 comentarios:

pseudosocióloga dijo...

Pues a mi solo me pasa si he tenido ya rollo con él, y en el trabajo solo he tenido un rollo y fue el último hombre de mi vida, y creo a pies juntillas en aquellode:dónde tengas la olla no metas la p....

Blog A dijo...

jjajaja
incara, me gustas mucho con la melena suelta.. además me he puesto un poco, mis reuniones de trabajo son con mi marido y solo me viene a la cabeza como ronca jajaj
Me ha encatao esta entrada ..buenisima
un besazo niña
PD nos debemos un café

la reina del mambo dijo...

Me ha gustado mucho tu post.Es una lastima que no tenga reuniones de trabajo por lo que veo me he perdido algo. En mi trabajo celebrábamos cenas y eran muy divertidas.
Un beso y después te mato.
Reina del mambo.
jajaja

Aniña dijo...

jajaja a mi también me paso en su momento... pero bueno asi no resultan tan pesadas jajajaja
ocurrira hasta que en tu trabajo sean todos asexuados y no sean capaces ni de levantar tu mirada del papel xD
un besito

pecadocapital79 dijo...

Ummmmmm es grato saber que es mutuo.

Gracias por la cita.

Salud.

Caparina dijo...

Jajaja qué buena!
Yo nunca he tenido reuniones de trabajo (todavía)... solamente sesiones clínicas y tengo que reconocer que si había algun/a residente interesante, mi mente también se iba por estos caminos... Espero que ahora que la resi seré yo ya no me pase!!!