¿Soy la única?

.
Esta pregunta no paro de repetírmela últimamente. Soy yo, es un efecto secundario, lo sufre más gente, me estoy volviendo chaveta.
Hoy he madrugado, hacía mucho tiempo que no lo hacía la verdad. Se me ha hecho raro conducir hasta el centro de la cuidad totalmente de noche, sin trafico y sin gente apenas por las calles. He sentido envidia, ellos seguramente malhumorados por el madrugar, el ir al trabajo, pensar en el jefe, los compañeros o la tarea por hacer, ni se habrán fijado. En el semáforo, parado a mi lado, un señor con camisa, corbata y cara de sueño, a esas horas se me hacia extraño. Extraño y envidioso. Es probable que él piense que su trabajo no tiene nada de envidiable. Es mas, unas vacaciones forzosas una temporadita no le vendrían nada mal.
Allí estaba mirándolos a todos, el conductor del autobús, los obreros de las zanjas, las enfermeras abrigadas, el director del banco trajeado, los repartidores de periódicos y todos me daban envidia.

Desde hace un tiempo, reconozco que me da envida la gente que trabaja, que hago zapping cuando dan noticias y debates políticos en la tele, que salgo de muy mala o***** del ciber después de ver ofertas de empleo, que me enfadan los centros comerciales y todos los sitios donde veo mucha gente trabajando.

He pasado por varios estados de ánimo sensación de libertad, depresión, esperanza, pero nunca por esto. Me siento enfadada, el INEM y sus orientadores laborales no te preparan para esto. Me enfada salir a la calle y ver a la gente trabajar, me enfada ver ofertas de empleo como esta, me supera ver los triunfadores de la vida… “fíjate con la situación actual y he montado una empresa con una idea chorra y me va de maravilla, quien lo iba a decir de una agencia de viajes para perros”… Me enfada que saquen mil ayudas pero, cosa extraña, no llegar a cumplir los requisitos de ninguna. Me supera el despilfarro de dinero público (¿nos devuelven el dinero de los millones de vacunas de la gripe A que no se han puesto pero si encargado?). Me desborda la facilidad para estafar, desviar, malversar fondos monetarios de todo tipo. Me cabrea los miles de repotarjesrepasoenlosmorros sobre lujo, millonarios y vips que repiten hasta la saciedad en la televisión.

Por eso lo escribo, por si hay alguien más o soy la única que sufre cabreo-paranoia aguda. Que si soy la única, voy a hacermelo mirar.

2 comentarios:

Otoño dijo...

No eres la única!
Yo miro y remiro ofertas de trabajo y nada, es que no hay derecho! :(

Blog A dijo...

Niña, ya veras como se arregla y encuentras algo no te desanimes amor.
y lo triste es que no eres la única.
un beso