Bofetadas de realidad 2.0

.
Alejandro se va. Un lástima oye, la de mini ratos de humor que nos dabas chico.

Pero internet es lo que tiene que es la casi total democracia, y si eres inmortal, osas rozar con tus alas el mundo virtual te vuelves como el común de los mortales, y estas a merced de los furiosos virtuales elementos.

Alejandro nos dirá que cualquier tiempo pasado fue mejor. Antes los mortales comprábamos sus discos. Montábamos clubs de fans y forrábamos carpetas son su rostro inmortal. Claro que las críticas no te llegaban, tu agente no te hacía llegar las cartas de los mortales inconformes con tu credo. Puede que los mortales inconformes sabían que no se harían oír, y ni se molestaban en intentarlo. Pero los había que te lo digo yo.

Mientras nuestro chico humorista amasaba fortuna, él y otros muchos como él, decidieron que gastarla aquí con los mortales no tenía glamour. Hay Alejandrito, si no reinviertes ganancias con los  mortales que apoquinan; su saca se vacía y tienen que piratear  si quieren seguir oyéndote. El fontanero que compra tu disco, necesita que le encargues la reforma de tu baño de lujo para que pueda comprarte el próximo.

Pero desde la nueva ubicación de la inmortalidad era más fácil criticar, digo mendigar, que dar trigo. Pobrecito Alejandro que te quejabas que nadie ya compraba tus discos, ¿sería que a lo mejor eran malos y ya no gustaban a nadie?.

Entonces en un acto de emendar persona te metiste en esto de las redes y literalmente la cagaste, te volviste mortal con todas sus consecuencias. Porque claro está que los mortales usamos las redes para dos cosas: escaquear  horas al trabajo y poner a caldo sin piedad y total impunidad.  Aquí no hay club de fans, aquí no hay filtro. No vale que me digas yo soy inmortal a mi solo se me puede querer. Los mortales nos criticamos incluso hasta cuando tenemos razón y sobre todo cuando no, no veas lo que divierte.  Si bajas al fango juegas con nuestras reglas. Aquí se puede decir de todo, pero también lo tendrás que escuchar. Aunque escribieras como un diccionario abierto, alguien no estará de acuerdo.

Entonces tu inmortal corazón se rompe y no soporta más y dices que te vas.  A los mortales nos divierte, no nos da pena, no escribías las claves de la felicidad eterna, solo ya afilamos dientes para el próximo que caiga, que no tardará.

Hay Alejandro los inmortales no podéis tener Twitter, ni Facebook, eso os vuelve mortales y perdeis todo el glamour.



. 

5 comentarios:

la reina del mambo dijo...

Pobre Alejandrito !!! Se va? donde?
Espero que a marte.
Un beso

Aniña dijo...

^^ volverá siempre lo hacen
son mas humanos de lo que piensan!
besitos

Rev. Alexander Strauffon dijo...

Bah, es tocayo... :S

Blog A dijo...

Dijeron en la radio que vuelve, digo yo, para que se meten en esos fregaos con lo que los adoramos callados.. jajaj

Patata Piloto dijo...

Si es que en el twitter y el facebook dejan claro que no dejan de ser unos pobres garrulillos a los que la fama les pilló temprano y sin madurar del todo.